Perdón, pero yo me pagué los estudios universitarios

Alejándome de mi neutralidad en temas de actualidad, aunque he roto esta regla en el tema de las vacunas, vuelvo a la carga con otro tema que me toca por profesión y del cual se han hecho eco varios medios, tanto prensa escrita, como televisiones de ámbito nacional, y al cual dedicaré alguna reflexión.

Se nos cuenta el caso de que algunos alumnos de bachillerato de Móstoles, con un expediente académico aparentemente brillante, quieren hacer el examen que les permita el acceso a la Universidad (la prueba de EvAU) y dado que, se resalta, no tienen dinero para pagar las tasas de tal examen*, pues nada, se hace una colecta o mejor aún, se sacan los dineros de erario público que para eso es público y por lo tanto, como bien dijo una conocida política en un rapto de lucidez, “el dinero público no es de nadie”…

*Tasas de la Comunidad de Madrid:
el precio es de 93’02 euros más 11’63 por cada asignatura. Estos precios se reducen a la mitad para las familias numerosas generales; las especiales, víctimas del terrorismo y discapacitados quedan exentos de pagar.

Sin entrar en consideración si es caro o barato o incluso si debiera cobrarse por este examen, si echamos cuentas, teniendo en cuenta cuatro asignaturas troncales más cuatro más opcionales, el total al pagar no superaría los 200 euros*

*200 euros es el precio de un móvil de los denominado gama media-baja, por poner como referencia un dispositivo que encuentras hoy en día en los bolsillos de cualquier joven.

En las referencias al caso se alaba el altruismo de los profesores que han promovido la mencionada colecta para pagar el examen a estos chicos y el hecho de que, una vez conocido el asunto, sea al ayuntamiento de Móstoles con toda su magnanimidad, quien se haga cargo de tal coste…

En ningún momento se indican otras opciones, ni se plantea el futuro de estos chicos (si superan el examen y acceden a la Universidad deberán pagar al menos la matrícula de cada curso en la Universidad pública…, en la privada mejor no comento), que en el mejor de los casos supondría ya unos cuantos miles de euros anuales.

Pero es que hay otras alternativas (caramba):

Compaginar trabajo con estudios

Yo me pagué los estudios universitarios, trabajando. De jardinero concretamente en los parques de Madrid (he contribuido a plantar algunos cuantos árboles y cuidar unos jardines que ahora no muestran un aspecto tan lozano como en aquellos tiempos que rememoro). En todo caso una profesión digna que me permitió vivir de alquiler, pagarme los estudios e incluso tener vida social (esas cañitas en las terrazas de Aluche que tanto se echan de menos ahora).

Si lo que quieres es acceder a un trabajo que te permita pagarte tus estudios (o ayudar a tus padres a pagarlo) pues lo hay (teleoperador, SEO…), sin que sea el trabajo de tu vida (en mi caso no lo fue), ni que esté bien remunerado, pero para un joven que está empezando, este acceso al trabajo que pueda compaginar con estudios desde luego le puede servir, y además le forja el carácter.

Realizar otros estudios
Tampoco parece que a nadie se le haya ocurrido (a los profesores que promueven la colecta, a los medios de comunicación que se hacen eco, al generoso Consistorio) que hay alternativas de estudio tan buenas o más para estos chicos que quieren emprender la aventura universitaria, con al menos cuatro o cinco años por delante y con un futuro discutible en cuanto a colocación inmediata (cabe la posibilidad de que tengan que emigrar a otros países donde ganen más y se les valore mejor… claro que buena parte del coste de su Formación previamente la hemos asumido nosotros, que lo que se paga no cubre todo el gasto).

Me estoy refiriendo a la Formación Profesional (anda, otra vez!), que son estudios reconocidos y demandados por las empresas, de barata realización, que se cursan en un par de años y que pueden complementarse con prácticas remuneradas en empresas mientras los cursas.
En la formación profesional pública hay que pagar una cantidad mínima de entrada y en la formación profesional privada de grado superior (situación que fue forzada hace años y que se pretende revertir) está muy subvencionada mediante becas de fácil acceso (tampoco entraremos a valorar esto), con lo que el coste es bajo.
El porcentaje de ocupación posterior a este tipo de formación está en torno al 70% (esté aspecto si se viene destacando en los medios de comunicación, no obstante añado yo que pudiera ser mayor dado que un porcentaje de estos alumnos decide no trabajar sino continuar estudios: otros ciclos, la Universidad,…)

Por lo que puedo afirmar, que un alumno brillante, como se da a entender que son los alumnos protagonistas de esta noticia que quieren acceder a la universidad, sin duda sería brillante en la FP, por lo que en dos años su probabilidad de colocación prácticamente sería del 100%.

Es más, el hecho de hacer una FP no excluye una formación universitaria: al contrario, un buen número de alumnos de FP dan el salto a la Universidad una vez realizada la FP, disponiendo por lo general de una clara ventaja sobre alumnos de Bachillerato (convalidaciones por módulos cursados, y conocimientos técnicos de partida) que les facilitan su evolución posterior en la Universidad y en la empresa una vez finalizados sus estudios ya que añaden al título universitario un título de Formación Profesional.

Y como reflexión, entiendo que sería de interés, que aprovechando la noticia, lo medios de comunicación profundizaran en todas las opciones posibles así como en sus consecuencias y no se quedaran en el aspecto superficial de los casos que exponen a la luz pública.

LLegando tarde 2ª parte

En la entrada del pasado 14 de marzo, redacté la entrada “llegando tarde” donde narraba en tono humorístico mi no vacunación, después de que mediante la llamada telefónica preceptiva me hicieran personarme en el Zendal y no “dar la talla” para tan fastuoso evento al pasarme por unos mesecillos de nada de la barrera de los 55 años para poder ser vacunado con la Astrazeneca.

Un mes y casi dos semanas más tarde, asistiendo al baile de ahora, sí ahora no, quítate de ahí que me pongo yo, de las vacunas, lo cierto es que sigo sin vacunarme. Y es que ya se ha pasado el efecto “News” y como no salimos en las noticias pues eso…

El caso es que no solo yo, me consta que algún que otro compañero docente tampoco ha sido llamado para la vacunación, cuando lo cierto es que aquí seguimos, atendiendo a los alumnos, afortunadamente sin problemas por el momento, pero corriendo riesgos ciertos, acrecentados por la naturaleza de nuestra profesión.

Las llamadas de petición de información han sido atendidas de forma educada pero con nulo efecto y curiosamente desde la Consejería de Sanidad se ha pedido al Colegio, con aparente urgencia, una lista de los profesores que aún no habían sido vacunados…. pero ni por esas, esto ya hace más de una semana.

Queda la esperanza de entrar por edad, y se puede aguantar, que ya es cuestión de unas semanas ahora que los americanos están vacunados y tienen que ir buscando gente que se quiera vacunar y recompensando a algunos por hacerlo. Como quiera que nosotros, o sea Europa, estamos en la segunda posición de los países “ricos”, pues eso (siempre que los virus que se están haciendo fuertes en el extraordinario caldo de cultivo, y nunca mejor dicho, de los países más pobres, no les dé por resistirse a las vacunas..

El caso es que todo este asunto ya me empieza dar mala espina hasta tal punto que me he acordado de las últimas muertes de las guerras mundiales perfectamente documentadas y que habrán de servirnos de ejemplo de como no hay que bajar la guardia cuando ya se parece ver la salida.

https://www.abc.es/historia/abci-absurdas-y-olvidadas-matanzas-ultimas-seis-horas-primera-guerra-mundial-201906210144_noticia.html

Esperemos que no haya una tercera parte…

A vueltas con EFi – Fiery

Pues vamos con una entrada técnica que ya tocaba.

Certificación profesional Efi

Y dado que en estos días he aprovechado para renovar, un año más, la ya clásica Certificación anual de Fiery,…

Fiery Cutsheet Certified Professional 2021 Jesús García; jesusgarciaj

…pues que mejor tema a desarrollar que algunas de las características que incorpora este Print Server de Efi.

Cambiar colores con PitStop en el rip Fiery

Procedo pues a explicar el procedimiento para afrontar un problema creciente, que puede convertirse en común y que se puede resolver razonablemente bien con las herramientas adecuadas. Esta explicación ya se halla entre las múltiples entradas de este blog, pero como quiera que todas las aplicaciones implicadas han cambiado, pues la técnica, aún siendo la misma, también ha cambiado.

Lo cierto es que pueden llegar al proveedor de servicios de impresión -de hecho llegan más de lo deseable- , artes finales en malas condiciones, uno de cuyos problemas puede ser un color incorrectamente establecido -pongamos por ejemplo, un color corporativo…-.

En este caso lo aconsejable es devolver el archivo al cliente para que, correctamente asesorado, cambie el color según especificaciones recogidas, por lo general, en el correspondiente manual de identidad corporativa.

Otra opción posible es que lo resuelva internamente el proveedor de servicios, claro está que con la aprobación del cliente.

Esto es adecuado ya que se puede establecer el correspondiente color corporativo, hacer las pruebas para que las valide el cliente, y una vez aprobadas, incluirle en la biblioteca de color del servidor de impresión -la mayoría, sino todos los servidores de impresión, permiten esta opción-, proporcionando el color al cliente o su diseñador para que lo incorpore en los artes finales posteriores.

Es decir, que un trabajo bien realizado en un momento dado puede resolver muchos problemas futuros.

El caso es que vamos a explicar el procedimiento para salir del paso de como cambiar el color en uno de los servidores de impresión digital con mayor reconocimiento en el mercado, me refiero a Fiery y la situación, nada inusual digo, es un cliente con prisas y que quiere soluciones.

Y es que el Print Server Fiery viene con Acrobat DC de serie y Pit Stop incorporado al mismo, por lo que se dispone de la posibilidad de realizar muuuchas cosas, ninguna directamente recomendable, teniendo en cuenta que estamos trabajando con el servidor de impresión, el cual debiera estar ocupado en menesteres más importantes.

No obstante, vamos a partir de la base que nos hallamos ante una urgencia, hipotéticamente recompensable, al menos en amistad o fidelización lo cual no es poco.

En el caso de muestra, el cliente pretende cambiar un color – en el ejemplo, un amarillo de cuatricromía por un Pantone Warm Red

Para ello, una vez añadido el pdf a la cola de espera de la Commandwork Station, la interface del Servidor Fiery, conectada en este caso a una Xerox Versant 180

A vueltas con EFi - Fiery Imagen 1; jesusgarciaj; cambiar colores con PitStop en Fiery de Efi

..le abrimos con Impose, el módulo de imposición del Graphic Art Package Package…

A vueltas con EFi - Fiery Imagen 2; jesusgarciaj; cambiar colores con PitStop en Fiery de Efi

… y abrimos el archivo desde el panel Vista de páginas en Acrobat (Editar en Acrobat…)

A vueltas con EFi - Fiery Imagen 3; jesusgarciaj; cambiar colores con PitStop en Fiery de Efi

En el menú de Acrobat podremos comprobar que se halla incorporado al mismo PitStop.

A vueltas con EFi - Fiery Imagen 4; jesusgarciaj; cambiar colores con PitStop en Fiery de Efi

En el Panel de Herramientas de Acrobat accedemos al menú desplegable Editar PitStop y seleccionamos la herramienta Seleccionar Objeto

A vueltas con EFi - Fiery Imagen 5; jesusgarciaj; cambiar colores con PitStop en Fiery de Efi

…y con esa herramienta seleccionamos el color que queremos cambiar de un objeto cualquiera…

A vueltas con EFi - Fiery Imagen 6; jesusgarciaj; cambiar colores con PitStop en Fiery de Efi

Con el color seleccionado accedemos en el menú de PitStop a Cambios Globales

A vueltas con EFi - Fiery Imagen 7; jesusgarciaj; cambiar colores con PitStop en Fiery de Efi

y dentro de cambios globales al submenú Cambiar Color Específico. En la ventana que se despliega, en Remapear: en el primer color (el que queremos cambiar) seleccionamos Utilizar relleno (precisamente el color que hemos seleccionado).

A vueltas con EFi - Fiery Imagen 8; jesusgarciaj; cambiar colores con PitStop en Fiery de Efi

A continuación seleccionamos el color que queremos cambiar (podremos tomar una muestra o seleccionarlo de las bibliotecas disponibles). En este caso hemos seleccionado el Pantone Warm Red que hallamos en la biblioteca de colores.

A vueltas con EFi - Fiery Imagen 9; jesusgarciaj; cambiar colores con PitStop en Fiery de Efi

Veamos planteamiento tal como hemos procedido antes de realizar el cambio:

A vueltas con EFi - Fiery Imagen 11; jesusgarciaj; cambiar colores con PitStop en Fiery de Efi

Se procede a realizar el cambio. Eventualmente el sistema avisará del cambio. Si el cambio se realiza sin guardar una copia, este se realiza en el propio servidor. Puede ser conveniente guardar una copia e imprimir esa copia. El original quedará en la cola de espera a modo archivo de seguridad.

A vueltas con EFi - Fiery Imagen 12; jesusgarciaj; cambiar colores con PitStop en Fiery de Efi

Podemos observar que se han cambiado el color en todos los elementos en que estaba aplicado.

A vueltas con EFi - Fiery Imagen 13; jesusgarciaj; cambiar colores con PitStop en Fiery de Efi

El resultado de los cambios aplicados:

A vueltas con EFi - Fiery Imagen 14; jesusgarciaj; cambiar colores con PitStop en Fiery de Efi

El archivo cambiado se manipulará como cualquier otro archivo:

A vueltas con EFi - Fiery Imagen 15; jesusgarciaj; cambiar colores con PitStop en Fiery de Efi

Resultado de la impresión una vez realizado los cambios:

A vueltas con EFi - Fiery Imagen 16; jesusgarciaj; cambiar colores con PitStop en Fiery de Efi

Lo dicho, esta opción que no es la única, permite el cambio fácil de colores en un documento (imáginemos una memoria de empresa de 400 páginas cuyo color corporativo, que se halla en todas las páginas del documento, está mal…)

Ahora estas opciones que proporciona PitStop se vuelven más importantes si se tiene en cuenta que buena parte de las máquinas digitales que están apareciendo en el mercado incorporan colores directos y/o especiales (ya hablaremos de ello…) y que su aplicación supone una mayor complejidad en cuanto a la ejecución de los artes finales por lo que es posible que se incremente la afluencia de ficheros que incorpora estos colores y que requieren ajustes (disposición de los colores, superposiciones, sobreimpresiones, colores con el nombre incorrecto, etc.

Llegando tarde

Aunque tengo buenas intenciones, no lo consigo. Y es que tengo en cartera algún que otro artículo técnico para publicar, pero que se ve sobrepasado por la más rabiosa actualidad. Seguiré perseverando.

Y es que el pasado martes, 9 de marzo de 2021, fui llamado a NO vacunarme.

Efectivamente, como todo el mundo sabrá, han metido al colectivo de profesores como preferente en la vacunación, junto con los sanitarios (un poco antes), los policías y los bomberos, lo cual no está mal para alimentar el ego de este colectivo al que pertenezco, ya que supone un cierto reconocimiento social a la labor que desarrollamos (nosotros no hemos cerrado en estos meses; ahora están abriendo las aulas en Gran Bretaña y Alemania,….) aunque no pecuniario (tampoco para los otros colectivos mencionados).

El caso es que tengo 56 años… mecachis! Un añito más que el límite establecido por los Organismos competentes para que me administren la vacuna de Astrazeneca (de ahí el título de esta entrada).

No esperaba la convocatoria de vacunación si he de ser consecuente con esa máxima que aplico a mi generación y de la cual estoy firmemente convencido (llegar tarde a… ayudas para compra de vivienda, a becas, ayudas por nacimiento de hijos… y lo que te rondaré morena. No obstante, sorpresa, sorpresa, la recibí! ¿Se habrían alineado los astros?

El caso es que me recorro todo Madrid (vivo en la otra punta) para rendir pleitesía al Hospital Zendal (que hay que amortizar como sea) y ya de paso hago turismo (Inciso: Ciudad Deportiva del Real Madrid… como se nota donde está la pasta….).

Me planto allí como digo, y ya mientras estaba saliendo del coche tras aparcarle, oigo, así como quien no quiere la cosa, una conversación que mantenía otra compañera convocada con alguien por teléfono que le estaba informando que no le habían vacunado por la edad… Hum…

Bien, el optimismo que no falte, y allá me dirijo como un campeón a por mi vacuna que para eso me habían llamado, aunque… Hum…

En la puerta me reciben, me preguntan si me han llamado, presento el DNI… (más o menos por ese orden) y.. tengo el paso expédito.

Una amable enfermera, ya con todo preparado, me dice que me siente y… -pausa melodramática- yo indico también amablemente que tengo 56 años así como quien no quiere la cosa (es decir, que entiendo que me tienes que poner la guapa, la de Pfizer…;)

(Me explico: en la llamada nadie me había informado de que vacuna me correspondía. Como quiera que la vacuna de Astrazeneca no estaba aprobada para mayores de 55 años, y los Organismos competentes se andan con pies de plomo legalista por si los llevan a los tribunales… pues vine a deducir, con lógica aplastante, que estaban poniendo la Pfizer al colectivo de profesores mayores de 55 años. Esa misma lógica aplastante falló de avisarme que bien pudieran haberse equivocado al llamarme, evidentemente)

Y ahí terminó mi aventura, la enfermera me indicó amablemente que siguiera hasta el puesto de control (ahí, aún tenía un resquicio de esperanza: “me llevan a una sala VIP para ponerme la Pfizer…”), pero no, mientras bromeaba sobre lo madurito que ya era (por eso de animar a esta gente, que se lo merece y no tiene la culpa), me dieron un documento-justificante donde se indica rechazo por otras causas y me indicaron también amablemente la salida. Todavía me dio tiempo a decirle al celador que me acompañó que me la podían haber puesto ya que me llamarán en un par de meses para ponerme esta misma vacuna. Se limitó a sonreír y asentir.

Que por cierto en el papel pone rechazo, lo que interpreté como que me han rechazado por edad, pero que se puede interpretar como que yo he rechazado la vacuna… Total, que todo este proceso, desde que entré hasta que salí no duró ni un minuto.

En resumen, el caso es que me hallo, como otros muchos profesionales de la enseñanza, concretamente los que superan los 55 años y no se han jubilado, en terreno de nadie, demasiado jóvenes para la vacuna de Pfizer (de la cual nadie habla ya: la tienen acaparada los americanos y lo países que están dispuesto a pagar lo que pidan por ella, a Europa, ¡ay! Europa en lo que has quedado, con cuentagotas), y demasiado viejo para la Astrazeneca, por lo que se da la paradoja (aquí un inciso para recordar que en este país se acuñó el término esperpento, que algo inventamos), la paradoja, digo, de que tengo que trabajar con todos mis compañeros más jóvenes ya vacunados puesto que alguien ha tomado la decisión de que para este grupo de edad, es menos peligroso estar expuesto al virus que a una vacuna, que por cierto otros países sí han aprobado su uso en mayores de 55 años.

Nota aclaratoria

Antes de que se nombraran las generaciones por letras (x, y ,z) o por beautiful palabros en inglés (millennials) existió una generación que por no tener no tenía ni nombre propio y que respondía al llamamiento del Baby boom que se correspondía con un desfase de 10 años arriba o abajo con el Baby boom americano.

Esta generación era más o menos fruto de la euforia, muy relacionada en los países desarrollados con el pertinente acto de la procreación, debida a la finalización de los conflictos bélicos que habían acontecido (la Segunda Guerra Mundial) y en el caso español, si bien el conflicto bélico había acabado bastante antes, hasta los 60 aproximadamente el país no se recuperó lo suficiente como para experimentar esa bendita euforia que conduciría a una explosión de la natalidad y que a la postre produciría toda una generación con nombre propio.

La vocación del enseñante

Tere P. Abad / Ängel Moreno Masterclass Branding 2021

¿Y que moverá a esas personas, enseñantes, entre las que me encuentro, a perseverar en su empeño vital a pesar de los muchos inconvenientes de tal labor? Puesto que nos hallamos en cierta medida ninguneados, con más bien escaso apoyo, pelín faltos de reconocimiento social, y en definitiva, relativamente poco respetados (si tomamos en consideración nuestra teórica contribución a la sociedad).

Reflexionaba recientemente mi hija, estudiante de ADE y RRII, que mi profesión estaba… bien, pero que no tenía proyección o recorrido, vamos que no podía promocionar… Y es que ese pensamiento responde a la mentalidad imperante en esta sociedad basada en la competitividad donde el éxito se mide por lo alto que llegas en la organización en la que desarrollas tu labor (que no es malo per se…).

Bueno, pues no. No se trata de eso. En estos días pasados han estado en nuestros talleres varios antiguos alumnos (en la imagen de cabecera dos de ellos, Tere y Ángel, debajo de este párrafo otros tres, Nadia, Paula y Carmen), como ponentes en talleres y charlas, como es tradición, en torno a la Semana Técnico-Cultural de Don Bosco, para conmemorar su festividad.

Estos ex-alumnos, que se prestan a tal evento incluso en estos tiempos en que hay muy buenas excusas para no venir, nos muestran sus avances en el mundo laboral, desde contribuciones modestas que detallan su inicial evolución hacía distintas áreas de su interés, hasta importantes propuestas con presupuestos elevados y proyección internacional y sirven de espejo en el que mirarse a los alumnos actuales.

Pues bien, el buen enseñante, que de todo hay, es aquella persona vocacionada, cargada de curiosidad (se ha de dedicar toda su vida a formarse), que trata de abarcar como buenamente puede todo su objeto de estudio (por muy especializada que sea su área, el conocimiento asociado a la misma es infinito) y que trata de transmitirlo a sus alumnos.

También debe poseer los valores humanos adecuados (positivos) para que el conjunto no chirríe, puesto que se transmite no solo el conocimiento sino además la convicción y la humanidad (eso es algo que inconscientemente e indefectiblemente detecta el alumno).

El resultado es medible, el resultado es buena gente ante todo, estos antiguos alumnos que se abren camino en el oficio y con oficio y que dentro de lo posible, disfrutan con ello. Por nuestra parte quedan buenos amigos y la satisfacción de haber aportado algo, que no es poco, aunque el mérito les pertenece enteramente a ellos. No hay dinero que pague eso.

Prototipado con Adobe Dimension

Artículo técnico_análisis

Vamos a incluir una nueva entrada, más técnica, que últimamente salen entradas que se alejan de estas premisas iniciales del blog (aunque las circunstancias actuales son una buena excusa).

El caso es que mientras la vida continua de aquella manera, nuevas propuestas aparecen en nuestro sector gráfico, muy movido por tradición…, la de moverse en todas direcciones y sin parar.

Adobe Dimension es una aplicación que se halla dentro del paquete Creative Cloud. Tal aplicación se presentó en 2017, aunque ya llevaba un año en fase beta bajo el nombre Proyecto Felix.

En su momento se presentó como la herramienta que permitiría crear imágenes en 3D de forma sencilla que combinado con la incorporación con imágenes en 2D daba como resultado la creación imágenes fotorrealistas.

Web de Adobe Dimension

Visto así, se puede entender el gran potencial que tiene la aplicación para el prototipado de Packaging que es donde queremos llegar.

En nuestro departamento llevamos “vigilando” esta herramienta y las posibilidades que ofrece durante estos años. Venimos experimentando con sus capacidades tanto en la formación reglada de los alumnos Diseño y Edición de Publicaciones impresas y Multimedia (módulo de Packaging) como en en Módulo de Packaging del Curso de Especialista DBMaestro en Diseño y Dirección de Arte, y podemos constatar la relativa facilidad de realizar prototipos 3D que podremos ver en Dimension o realizar esas imágenes fotorrealistas para presentación sumamente atractivas o para crear porfolio.

Dada la dificultad de crear Mockups realistas de packaging para presentaciones a clientes con un coste reducido este tipo de aplicación que se integra perfectamente con las herramientas de Adobe simplifica y abarata el proceso.

La aplicación viene con una biblioteca de modelos disponibles entre los que se encuentran algunos interesantes modelos de envases primarios y secundarios a los cuales podemos aplicar diversos materiales, diversas texturas, aplicar diseños en sus caras, en etiquetas o a todo el conjunto, aplicar distintas iluminaciones y fondos para contextualizar.

Esta posibilidad de poder trabajar con los distintos materiales empleados en envases y embalajes es uno de los aspectos que hace que consideremos interesante incluirlo como aplicación de apoyo para el Módulo de Materiales el Ciclo de Diseño y Edición de Publicaciones Impresas y Multimedia, más aún en estos tiempos que los alumnos deben pasar la mitad del tiempo en casa dada la semipresencialidad. El valor añadido es el adelanto que supone el manejo de la aplicación de cara al segundo curso del ciclo y concretamente el Módulo de Packaging.

Los modelos disponibles pueden ser más que suficientes para crear un buen porfolio para aquellos alumnos que pongan interés en su manejo y que puede ser complementado con más modelos de Adobe Stock, aunque por desgracia dentro de las ventajosas condiciones de que disponen nuestros alumnos, no se incluye el acceso a este repositorio con la cuenta disponible.

Pero eso no es problema ya que es posible encontrar e importar modelos en 3D, muchos de los más utilizados en el mercado, bien de forma gratuita o bien por un módico precio. Entre estos modelos, eso sí de diferentes calidades, podemos encontrar algunos de envase y embalaje, entre los que se incluyen modelos de botellas, modelos que brillan por su ausencia en la biblioteca de modelos disponibles por defecto hasta la fecha en Adobe Dimension.

Naturalmente estos modelos los puedes elaborar tu mismo si manejas alguna de las aplicaciones 3D presentes en el mercado (esto ya nos pilla algo fuera de nuestro cometido aunque el aprendizaje de estas aplicaciones es un buen complemento a nuestra formación así como la impresión 3D). De todo hay, tanto de pago como libres. Todas ellas generarán formatos de archivo reconocibles por Adobe Dimensión (.obj, .stl,…).

Ahí dejo un enlace por si alguien se anima:

En el caso que queremos presentar no se disponía del modelo por lo que hubo que crear el objeto 3D. Se trata de una botella de cerveza Steinie de 33 cc. A partir del propio plano vidriero es posible trazar los perfiles para posteriormente realizar el objeto 3D. En este caso concreto aprovechamos la posibilidad de dispone de Esko Studio que nos permite conseguir modelos en 3D de botellas cilíndricas con facilidad pasmosa. El archivo generado collada debe convertirse posteriormente en un archivo reconocible por Adobe Dimension, pero como ya hemos dicho, eso no supone ningún problema.

Plano vidriero de botella Steinie de 33 cc de Saint Gobain – Oberland. Punto de partida
Objeto 3D a partir del plano vidriero.

El resultado es un objeto en 3D disponible para la importación en Adobe Dimensión. Los formatos 3D que se pueden importar hasta el momento son los siguientes:

Una vez importado el modelo, este se posicionará en el centro de la escena y a continuación se le puede administrar todas las características de materiales, texturas, luz ambiente y fondos.

En el ejemplo presentado ya se ha aplicado un material al producto, en este caso el cristal de una típica botella de cerveza (de hecho una de las propuestas tiene ese nombre).

Las siguientes opciones pasan por ajustar las iluminaciones…

El siguiente paso será el de colocar el gráfico en el modelo, de tal manera que se simule la etiqueta o impresión. Las opciones pasan por colocar texturas en todo el modelo (que no es este el caso), a modo de etiqueta o una simulación de una impresión directa (que bien pudiera ser la serigrafía).

Una vez satisfecho del resultado se procede al renderizado final. Pero eso ya para otra entrada.

Y ya de paso, la última entrada en el Blog de DB Maestro:

EL SUTIL ARTE DE LA PREPARACIÓN DEL ARTE FINAL PARA DISEÑADORES PROFESIONALES

El arte final es un fichero digital que incorpora todos los elementos de diseño que conformarán el producto impreso que cumple las especificaciones técnicas necesarias para su correcta impresión y manipulado y que se envía a la imprenta para que pueda realizarse el producto gráfico mediante la tecnologías de de impresión y postimpresión adecuadas.

En la actualidad cualquiera puede realizar un “diseño” para imprenta. De hecho, todo el mundo ha enviado a imprimir algo a una impresora de “casa” que previamente ha “diseñado” desde su equipo de sobremesa con cualquier programa (pongamos por ejemplo a Microsoft Word). Y funciona! Esto se debe a que el conjunto de software y hardware implicado trabaja solidariamente para que técnicamente la impresión salga razonablemente bien sin necesidad de poseer ningún conocimiento complejo al respecto. Otro asunto es el resultado de la esa impresión…

Esto que en principio es aparentemente fácil, supuso una revolución en la industria gráfica. En sus cimientos se halla el concepto WYSIWYG (sigla en inglés que se corresponde con la expresión “What You See is What You Get“). De su desarrollo deriva el concepto de Desktop Publishing o, como se vino a traducir al español, la autoedición, ambos conceptos ya en desuso que quedan para la historia de las Artes Gráficas.
De esta idea y su exitoso desarrollo posterior, da fe el éxito de las empresas que estuvieron en el origen: Apple y Adobe en primer lugar (inicio de los años ochenta sin ir más lejos). Otras empresas “conocidas” como Microsoft supieron engancharse al carro con habilidad y/o suerte.

También actualmente cualquiera puede enviar un archivo generado como hemos comentado antes a la imprenta y probablemente se lo impriman correctamente. Puede que el cliente no se entere de los sudores que ha ocasionado internamente para poder arreglar ese poco adecuado archivo para que se imprima dignamente, o puede que se entere, y se queje mucho, cuando el producto final tenga una calidad a todas luces inadecuada. Por otro lado en la imprenta es posible que alguien se acuerde de algún familiar de aquellos que han intervenido en la cadena de despropósitos: del “presunto” diseñador, del comercial que lo atendió pero que no sirvió de filtro, de la oficina técnica que ídem con respecto al comercial, y así sucesivamente.

Las especificaciones que marquen las características adecuadas para los archivos son relativamente fáciles de establecer, más aún si es un producto especializado. Muchas aplicaciones disponen de plantillas que pueden servir de base para empezar a hacer las cosas bien, buena parte de las imprentas y servicios gráficos publican sus especificaciones y se las proporcionan a los diseñadores para que las sigan. Sii lo hacen así, facilitarán mucho el trabajo posterior y el resultado será el esperado.

El cumplimiento de especificaciones básicas es tan importante que a partir del correcto establecimiento de las mismas según tipo de producto y sistema de impresión ha generado nuevas áreas de negocio: un ejemplo de ello es el Web to Print.
EL Web to Print -W2P- es el resultado del auge de la impresión digital, la potenciación del internet de los negocios y el desarrollo de aplicaciones basadas en estas especificaciones de impresión que permiten que el cliente final “diseñe” lo que quiere de forma controlada y que el resultado se imprima sin necesidad de revisión con garantía de que saldrá correctamente… ah, y además el cliente pagará por adelantado!! La pera.

Con estas ideas de base iniciamos aquí una serie de entradas que iré publicando en el blog de DBMaestro de tal manera que complementen la formación de los alumnos que están cursado este curso de especialización así como para todos aquellos interesados, de tal manera que se puedan realizar Artes Finales de una manera profesional. Recogeremos las especificaciones más comunes del sector para realizar tales artes finales profesionales y que redunden en un mejor trabajo y por lo tanto en la satisfacción del cliente.

Propósitos para el año nuevo 2021

Todos los años por estas fechas, quien más quién menos, se plantea nuevos propósitos para el año entrante (adelgazar, como no, estudiar algo nuevo, viajar,…). Este año el asunto de los propósitos bienintencionados trasciende a las meras propuestas individuales para dar paso a propuestas de propósito general con alcance mundial en las cuales cada uno de nosotros tenemos algo que decir.
Y es que en estos momentos en que debido a las circunstancias aciagas en las que no hallamos envueltos estamos tan sensibilizados ante la fragilidad de la vida, y nos hallamos inmersos en esta especie de solidaridad forzada ante esta amenaza universal, es una extraordinaria oportunidad para la reflexión conjunta.

Los asuntos pendientes pasan, en primer lugar, por eliminar la amenaza del virus, asunto que parece que se va encauzando aunque llevará más tiempo de lo todos deseáramos.
Este urgente asunto pendiente, que es el catalizador de cambios de calado en la evolución de las sociedades mundiales y de cuyos cambios que somos conscientes de ellos pero aún no hemos determinado su calado, ha tapado o incluso frenado, aunque esperemos que solo momentáneamente, otras amenazas que se vienen anunciado desde hace tiempo.
Me refiero al cambio climático, que ya a estas alturas casi nadie niega, al menos no abiertamente y ante el cual ya se están haciendo movimientos ante la concienciación creciente e la sociedad, así instituciones de todo tipo con responsabilidades legislativas o de gobierno están promoviendo e incluso forzando cambios para la mejora,
Y no solo las instituciones públicas, las empresas y otros organismos privados, conscientes de su influencia en este campo se están autoexigiendo actuaciones con objetivos claros, medibles, como tienen que ser los objetivos en relación con la huella de carbono.
La industria de la automoción, basada en la química del petróleo está dando ya pasos, por fin, hacia los coches eléctricos (hemos de recordar que los primeros coches fueron eléctricos, desafortunadamente no pudieron competir con los de combustión interna). Segundo intento, esperemos que ahora sea el definitivo.

Otro movimiento claro y relacionado con el anterior es el creciente movimiento en relación con los plásticos, materiales que en muchos campos son imprescindibles, no obstante su potencial contaminante es asimismo indiscutible.
La evolución clara y aplaudida por todos, pasa por la potenciación de plásticos mediambientalmente no lesivos, y la creación de nuevos plásticos que cumplan estas condiciones para así poder sustituir estos, todos ellos de origen natural. El asunto es súmamamente complicado puesto que muchos plásticos complejos, copólimeros de ingeniería o similares, son de difícil sustitución para realizar las funciones para las que han sido desarrollados. No obstante se puede percibir la clara la voluntad de todos los agentes que sin duda se verá impulsada por lo que está pasando en relación con la pandemia.

Y es que el ser humano viene demostrando una vez más que cuando se enfrenta a un riesgo universal, puede hallar soluciones adecuadas y relativamente rápidas. Hasta este año 2020, las vacunas tardaban años en desarrollarse, desde las primeras líneas de investigación hasta su puesta en el mercado y aplicación. Ahora estamos asistiendo a la proeza científica de como en el plazo de un año, no solo una, sino varias vacunas se están aprobando con garantías y están siendo operativas. Pero no solo el desarrollo, los condicionantes de fabricación (cifradas en miles de millones de dosis que deben cubrir a la población mundial) y de distribución (llegar a todos los rincones del planeta, en algunos casos con complejos sistemas de transporte que impidan la rotura de la cadena del frío) también entrarán en esta categoría de proeza sin duda, si como es previsible el 70% de la población mundial está vacunada en el esperanzador año 2021.

Queda demostrado que cuando la humanidad se une, y se dejan de lado individualismos, mezquindades interesadas, es posible acelerar procesos positivos que de otra maneras pudiera llevar mucho más tiempo (sí, es cierto que es cuestión de dinero, pero bienvenido sea ese afán de lucro si el resultado es positivos para el conjunto de la humanidad) y que pueda suponer un cambio de rumbo a mejor para el planeta y todos sus seres vivos. Bienvenido esperanzador 2021!

Es la educación, estúpidos!

Independientemente de lo que piense cada cual, lo cierto es que todo el mundo estará de acuerdo que no es nada saludable para la sociedad en su conjunto llevar más o menos, siete leyes, siete, según se mire, en este tiempo de democracia:

LGE, 1970 (esta no cuenta, pero es el punto de partida)

  1. LOECE, 1980.
  2. LODE, 1985.
  3. LOGSE, 1990.
  4. LOPEG, 1995.
    (LOCE, 2002. No llegó a aplicarse)
  5. LOE, 2006.
  6. LOMCE, 2013.
  7. LOMLOE, 2020.

El panorama es… desolador y puede que la medida del fracaso de los gestores de este país durante este corto período en términos históricos, dado que no son capaces de ponerse de acuerdo ni en esta cuestión esencial, de tal manera que hay que ir creando, maquillando, retocando, parcheando un texto legal tras otro, textos que que debieran ser sólidos si el objetivo fuera disponer de una base firme sobre el que construir el futuro de la sociedad.

Y es que la educación es pilar fundamental de la sociedad, que digo yo que en eso estaremos de acuerdo. Y es por ello que las leyes que la organizan deben permanecer con los menores cambios posibles, (que sí, que algo hay que cambiar, pero en base a resultados), o lo que es lo mismo, consensuadas por todos los agentes de la sociedad, si realmente se quiere ver el fruto de su aplicación, precisamente porque los resultados no se deberán notar sino a largo plazo.

El problema es que los efectos negativos de estas actuaciones se están apreciando a corto plazo, y este hecho en sí, es malo, muy malo… es claro síntoma de que algo no va como debiera. Si se me permite una comparación traída por los pelos, el hecho que apreciemos el cambio climático, hecho que ya pocos niegan, en el transcurso de nuestra vida, estaremos de acuerdo que no es nada bueno…

Es por eso que debiera de haber un consenso entre los mencionados gestores, al menos de mínimos, en cuanto a conocimientos a impartir, el grado de exigencia y compromiso por parte de los educandos, la exigencia y compromiso por parte de los educadores, las actuaciones consensuadas ante casos especiales, el acompañamiento y apoyo a la investigación, captación incentivada de los titulados evitando así que otros países se aprovechen de lo invertido en su formación.

PUEDE que así pudiéramos evitar el mal denominado fracaso escolar. De hecho no existe el “fracaso escolar”, en todo caso será el fracaso de la sociedad al no disponer de los instrumentos necesarios para canalizar inquietudes intelectuales, que siempre las habrá, de los jóvenes.

PUEDE que así evitemos la lasitud – laxitud, la pereza intelectual, que hallan su alimento en los aprobados por decreto y otras lindezas por el estilo, mecanismos nefastos que permite pasar de curso sin haber adquirido alguno de los conocimientos, lo que implica catalogar esos conocimientos como innecesarios o menos importantes… Conocimientos de segunda?

PUEDE que así generemos actitud crítica ante la vida, apetito de conocimiento, riqueza intelectual, más solidaridad y por ende una sociedad mejor, más justa y eficiente-

PUEDE…

Aderezo la entrada con el siguiente enlace, una perla de José Antonio Marina, filósofo, educador, divulgador, con cierta voz en los medios pero desde luego no la suficiente, sobre este mismo tema:

Packaging para todos (3ª parte). Blog DBMaestro

DB Maestro Blog

En estos últimos años, ya llevo dedicadas unas cuantas entradas al Packaging. Y es que a medida que se han ido incorporando tecnologías de gestión e impresión digital, el packaging, que estaba en manos de expertos, tanto empresas de diseño especializado como de empresas especializadas en la impresión y manipulado del mismo, se ha “democratizado” hasta tal punto que ya cualquier estudio de diseño por pequeño que sea puede ofertar Packaging de todo tipo a sus clientes. Lo mismo con los impresores que también están implementando tecnologías que les permiten ofrecer el servicio completo.

En nuestro departamento ya decidimos incorporar en el Curso DB Maestro un módulo de Packaging, bastante antes de que se contemplara incluirlo en los planes de estudio de los ciclos formativos. Posteriormente formación sobre Packaging se ha incorporado, afortunadamente, en este ciclo, si bien con poco peso horario, pero suficiente para abrir nuevos campos a nuestros alumnos.

Todo esto viene a cuento porque aprovechando el remozado de la web de DBMaestro y sus redes sociales, me autoimpongo la obligación de publicar alguna entrada con cierta regularidad en el blog de la mencionada web, y como es lógico, la parte que me corresponde y que asumo con gusto es la referida al Packaging, módulo a mi cargo en el citado curso.

Los contenidos versarán sobre aspectos técnicos y de diseño, a partir de las herramientas que disponemos u otras que se hallen en el mercado y se empleen en las empresas especializadas. Trataremos casos y contactaremos con los referentes en este campo que nos quieran aportar su punto de vista. Espero que sea de interés.

Aporto el enlace al blog de DBMaestro, haz clic en la imagen y accede a la entrada a la que hago referencia: