RELACIONES ENTRE CENTROS DE FORMACIÓN PROFESIONAL DE ARTES GRÁFICAS – EMPRESAS GRÁFICAS

pilares escuela gráfica-empresa gráfica, jesus garcia jimenez, jesusgarciaj, ilustración blog calidad gráfica, fctAprovechando la especial y siempre grata circunstancia de las visitas que anualmente venimos realizando a empresas durante los días etiquetados como “Semana Cultural” en torno a la festividad de Don Bosco, patrón de los Salesianos y fundador e impulsor de lo que hoy conocemos como Formación Profesional, voy a analizar lo que considero una fructífera relación a lo largo de estos años.

Me refiero a la relación que se establece entre los centros de formación profesional y las empresas de un determinado sector, en nuestro caso los centros de formación profesional en los cuales se imparten ciclos formativos de artes gráficas y las empresas gráficas. Esta relación se halla ya plenamente consolidada y en constante enriquecimiento mutuo y se sustenta a mi juicio sobre cuatro pilares y todos ellos clave:

El primero es una imposición, pero que al contrario de la mayoría de las imposiciones, en este a caso el resultado viene siendo gratamente feliz. Me refiero a los planes de estudio que establecen como módulo obligatorio en los Ciclos Formativos la Formación en el Centro de Trabajo (FCT). Este especial módulo, muy pautado, aun siendo mejorable como todo, es clave en la formación profesional mostrando ya frutos evidentes (un gran porcentaje de alumnos continua la relación con la empresa una vez acabada su formación). Prueba de ello es que a todo lo que tiene éxito enseguida le salen imitadores, cosa que sucede en este caso, tanto por “arriba”, las Universidades y su plan Bolonia, como por los laterales, academias de todo pelaje y condición, “certificados de profesionalidad”, y productos similares copian, disimuladamente o con descaro, la fórmula FCT con éxito más o menos cuestionable y en ningún caso equiparable -inadaptación de los alumnos a los puestos, tareas poco o nada relacionadas, escasa cantidad de horas en la empresa, falta de atención tutorial, trabajo real encubierto o disfrazado,…

El segundo comprende un conjunto de acuerdos de colaboración empresas-centros de formación de tipo “Win to Win” que ya llevamos desarrollando muchos años -nuestro departamento ha sido en cierta medida uno de los pioneros en nuestro sector: Xerox, Esko,…-, y cuyas ventajas para todas las partes implicadas están claramente contrastadas (en estos años de colaboración no ha habido ninguna ruptura de los acuerdos tomados, antes al contrario nuevas relaciones se establecen mientras se refuerzan las existentes). En esta relación también incluyo los Convenios de Colaboración que nos unen con las empresas en las cuales nuestros alumnos realizan el módulo de FCT y que se cuentan por decenas solo en nuestro sector, con un flujo constante de alumnos y sin problemas reseñables.

El tercero es el motivo de este artículo y es el hecho de que dentro de las actuaciones formativas de nuestros alumnos  las empresas nos abran sus puertas a visitas que, analizadas en frío son en apariencia una molestia para las mismas (un tropel de alumnos y profesores paseando por las instalaciones, rompiendo la rutina y haciendo perder tiempo a los que nos atienden). Lo cierto es que todos los años movemos a todos nuestros alumnos distribuidos en visitas entre varias empresas de tal manera que el número de visitantes sea razonable por lo que normalmente implicamos entre cuatro a seis empresas en estas actividades. En las mismas encontramos una atención, un interés, un respeto por parte de las empresas exquisito: cuando solicitamos la visita se prestan sin mayores problemas, se adaptan a nuestros particulares horarios y nos atienden con extrema cortesía los directores generales, los jefes de producción y los trabajadores sin distinción (doy fe de ello) y ya de paso nos imparten una clase magistral impagable de sus procesos con pasión y orgullo, algo enormemente motivador para nuestros alumnos y para los profesores que los acompañamos.

El cuarto y último tiene que ver con las particulares relaciones de amistad entre profesores  y miembros de las empresas y que se van construyendo a partir de los tres pilares descritos anteriormente. Las relaciones continuadas debido al necesario contacto para tramitar y supervisar la formación de los alumnos en la empresa, la renovación de los Convenios de todo tipo que nos vinculan estableciendo lazos estrechos de colaboración entre las empresas proveedoras y productoras y las escuelas gráficas y el continuado contacto que suponen las visitas programadas, requieren esfuerzos que trascienden una mera relación formal y que se cimenta en una autentica vocación profesional por ambas partes. El  hecho se constata en los encuentros en los que cada vez con más frecuencia coincidimos, en muchos casos por expreso deseo de los empresarios o de sus asociaciones y en otros en los cursos de formación continua impartidos a los trabajadores.

Estos pilares son base para una formación de calidad en un mundo en progresión y muy competitivo. Todo el conocimiento obtenido por estos medios se transmite a profesores y alumnos y volverá a las empresas en forma de trabajadores mejor formados, más vocacionados y por lo tanto más eficientes e implicados. Por lo que nos toca, nada más placentero para un profesional de la formación, en nuestro caso de la formación profesional, sentirse valorado por todos los integrantes del sector, trabajadores, empresarios, proveedores, asociaciones.

Serie Packaging (I) Introducción

Quien más quien menos, todo el mundo ha oído esta expresión en alguna ocasión y más o menos tiene una idea de a que se refiere aunque a la hora de definir el tal conceto no está tan claro.

Y es que “el conceto es el conceto” (Quien no pille la broma que se vea la película “Airbag” que se echará unas risas).

Por lo pronto es una expresión en inglés que se usa con alegría por nuestras tierras como otras muchas expresiones de los susodichos.  Por lo general para traducir esto echamos mano de la expresión “Envase y embalaje”, que no está mal pero que necesitamos más de una palabra y aún así tampoco queda claro. Así que a gusto del consumidor, nosotros por eso de la economía de palabras nos quedamos con Packaging que nos vale para entendernos y ya la tenemos perfectamente asimilada.
El caso es que en estos momentos ya llevamos avanzadas unas clases sobre este particular en el curso de Maestro Especialista en Diseño y Dirección de Arte -DB Maestro- que ya va por es segundo año y que recomiendo a aquellos que teniendo formación en Artes Gráficas quieran seguir creciendo en conocimientos, aplicación de técnicas y experiencias.
Yo por lo pronto iré incluyendo en esta web y es probable que lo traslade a la web de la especialidad: www.dbmadrid.es si ello es posible.

`packaging, departamento artes gráficas salesianos atocha, esko, impresión y corte, roland Truevis

Packaging realizado para Esko durante el congreso de FESPA ESPAÑA que tuvo lugar en las instalaciones de nuestro departamento de Artes Gráficas de Salesianos Atocha

Por lo pronto para comenzar describiremos el área de estudio:

Vamos a enterder Packaging como el producto complementario a un bien que sirve para contener y/o comunicar.

Hay otras definiciones por ahí pero no me convence ninguna y me quedo con la mía que está reducida a la mínima expresión y de ahí su virtud y que me la he trabajado yo (últimamente ando pelín mosqueado porque al investigar en la web para los proyectos que tengo en marcha me he encontrado algún que otro plagio manifiesto de textos míos, dicen que la copia es un homenaje, con eso me consolaré…) .

A lo que íbamos, el packaging es un producto y como quiera que en la mayoría de los casos se imprime , aunque no tendría porqué, pues pasa a ser de nuestra plena incumbencia.

Como producto que es tiene una corporeidad y cumple al menos una función (aunque no solo). Ahora bien, tal producto no tiene entidad por sí mismo, salvo para los frikis que nos dedicamos a profesiones relacionadas con su construcción estructural o su embellecimiento por las razones que sean. Su razón de ser ha de buscarse en los bienes que acompaña complementándolos hasta tal punto que en casos extremos puede llegar a fagocitar a dicho bien.

Si nos atenemos a la descripción propuesta hemos ya comentado su esencia como producto y su papel complementario, nos resta pues explicar que es papel no es baladí, antes al contrario, es sumamente importante.

Por un lado hablamos de función contenedora, y ya en su mínima expresión hallamos en los orígines de la humanidad tan humilde acompañante. Como profesor de materiales de impresión en las artes gráficas comienzo el curso de esta particular materia de estudio ennobleciendo tan aparentemente humildes contenidos diciendo a los alumnos que los soportes de impresión y las tintas participan en las primeras fases de la humanidad ya que los primeros seres humanos demuestran su humanidad y su conciencia de humanidad manchando las paredes de las cuevas (soportes) con sus manos manchadas (manchantes o tintas). ¡Ahí va!, para que luego hablen de las profesiones más antiguas de la humanidad… El caso es que en los enterramientos de esos primeros humanos suelen aparecer bolsitas o contenedores similares con productos en su interior, o sea que ya entendían de packaging esta buena gente, ahí es nada…

Lo cierto es que desde bien temprano se han utilizado contenedores de alimentos para su transporte, para su conservación (Jacques-Yves Cousteau, un excelente divulgador del mundo del mar con magníficos documentales, y que encuentras en la wikipedia, parece ser que tuvo el placer de tomarse un vino rescatado del fondo del mar y conservado en un ánfora no recuerdo bien si griega o romana). Ni que decir tiene que actualmente esta función no ha mermado antes al contrario…

Por otro lado en la definición hablamos de comunicar, no necesariamente siempre, pero en la mayoría de los caso (que propietario de bienes que desea comercializar desaprovecharía una superficie, bien visible, asociada a su producto y perfectamente imprimible por las más variadas técnicas). Esto también viene de antiguo ya que las mencionadas ánforas y antes en el Antiguo Egipto y en Mesopotamia se etiquetaban o marcaban los contenedores para saber su contenido. La aportación más moderna, aunque no mucho más es el hecho de que la comunicación no solo sea informativa sino que incorpore mensajes cuya finalidad es vestir y convencer al potencial comprador.

Continuará…

Preparando la nueva edición de Materiales de Producción en la Industria Gráfica: propósitos del año nuevo

Una vez iniciado el nuevo año, sin suerte en la lotería pero rebosante de salud… volvemos a la tarea de intentar transmitir alguna idea o conocimiento por si le viene bien a algún interesado.

Entre los variados frentes que tengo abiertos en el plano profesional, algunos de los cuales ya he comentado, se halla la revisión del libro de Materiales de Producción en la Industria Gráfica, libro que se publicó con algún defectillo de obra primeriza en 2008 en coautoría con Juanjo Rodríguez y que agotada la edición y dado el razonable funcionamiento comercial y sobre todo, dada la función positiva que viene realizando en nuestro sector, creemos que se merece una nueva edición actualizada.

Resultado de imagen de materiales de producción en artes gráficas

Así, si todo va bien, esperamos que haya una nueva edición para el inicio del próximo curso. Nueva edición y no reimpresión porque los cambios que estamos realizando así lo avalan.
Por lo pronto yo ya he iniciado el proceso de revisión, al principio con cierta pereza, pero a estas alturas estoy francamente entusiasmado por la oportunidad de volver a tener que profundizar obligatoriamente en temas que, con la inercia de los años y el la dispersión propia de la profesión que nos impone el incremento constante de horas y alumnos a atender, así como el tener que asumir diversas áreas de conocimiento, han ido acumulando polvo intelectual.

Sin que haya habido cambios espectaculares, excepto los derivados de la práctica desaparición de la película como elemento de transferencia intermedio en los procesos de generación de la forma impresora, sí son notorias ciertas evoluciones que se están dando en buena parte de los materiales, bien por mejoras técnicas en los sistemas de impresión que hemos dado en llamar convencionales, sobre todo en la mejora de su eficiencia, pero sobre todo en la aplicación de estos mismos materiales y otros de nuevo cuño en relación con la importante evolución que se ha llevado a cabo en estos ocho años desde su publicación en la impresión digital. A la impresión digital ya le hemos dedicado alguna que otra entrada y lo que te rondaré morena. Ni que decir tiene que yo ando algo convencido sobre el futuro de este conjunto de tecnologías hasta tal punto que le he dedicado a su promoción y estudio un libro  a pesar de que llevo años diciendo que no voy a escribir ningún libro técnico más… bueno, cuando publique el otro proyecto paralelo sobre seguridad y diseño….

Muchos de los aspectos que se apuntaban ya en el libro de Materiales en relación con estos temas ya se han concretado y siguen desarrollandose con fuerza, hecho que nos congratula por lo que conlleva de acierto: la evolución constante de los soportes no papeleros entre los cuales destacan los plásticos, los tejidos y los soportes compuestos en general, pero no solo, asociados a nuevos desarrollos de productos posibles impulsados con fuerza por las nuevas tecnologías y el acceso a estos productos y servicios por cada vez más capas de población.

La evolución lógica y fácilmente predecible hacia una utilización de los materiales más sostenible donde impere la cordura y el resultado sea lo más equilibrado posible recurriendo a la reducción, la reutilización y el reciclado nos permitirá dejar un mundo un poco más límpio a nuestros herederos.
Por lo menos en nuestra industria gráfica podemos dar fe de esta mentalidad y ciertamente las empresas gráficas, la mayor parte de ellas sino todas, disponen de los certificados medioambientales que así lo atestiguan, aunque no es cuestión de certificados, es cuestión de mentalidad y la mentalidad de nuestro sector es clara en ese sentido.

En las entradas venideras desarrollaré algún punto parcial de esta particular evolución.

Ponencia personal en la Conferencia Internacional Diseño y Artes Gráficas CIDAG. Barcelona, octubre 2016

Como ya anuncié en la anterior entrada, el pasado día 26 de octubre he presentado en la 4ª Conferencia Internacional en Diseño y Artes Gráficas (CIDAG) que tuvo lugar en el auditorio de Salesianos Sarriá la ponencia “Diseño de marca e impresión de seguridad”.

jesús garcía jiménez, ponencia CIDAG, conferencia internacional de diseño y artes gráficas, diseño, artes gráficas, departamento artes gráficas salesianos atocha

jesús garcía jiménez, ponencia CIDAG, conferencia internacional de diseño y artes gráficas, diseño, artes gráficas, departamento artes gráficas salesianos atocha

Esta iniciativa internacional ha sido organizada por Departamento de Artes Gráficas de Salesianos Sarriá por la parte española, y el ISEC – Instituto Superior de Educação e Ciências por la parte portuguesa y se enmarca dentro de las relaciones cada vez más estrechas que se vienen dando entre los centros de Formación Profesional, como los nuestros, y la Universidad, en este caso portuguesa. Tal iniciativa incluye la más que interesante posibilidad de obtener una Licenciatura en Diseño y Artes Gráficas a profesores técnicos de sector gráfico y editorial y antiguos alumnos con titulación de grado superior en cualquier rama de Artes Gráficas y que demuestren la experiencia oportuna elaborando un proyecto que complete sus estudios. En esta conferencia se presentaron los proyectos del curso 2015-2016.

En esta ponencia mostré algunas de las opciones actuales que tienen los diseñadores para defender la marca frente a las copias ilegales, falsificaciones y otras manipulaciones posibles, todas ellas con el denominador común de ser lesivas para la marca (en coste económico, en prestigio,…) invitando como conclusión a los profesionales del sector a incrementar la formación técnica en este particular apartado.

Continuo esta línea de investigación y espero que para los inicios del siguiente curso tenga una nueva publicación al respecto de este tema.

Me acompañó Carlos  Martínez, en calidad de jefe de departamento de Artes Gráficas de Salesianos Atocha, y fundamentalmente amigo de muchas de mis aventuras profesionales. Ambos tuvimos la oportunidad de compartir conocimientos y experiencias con sus compañeros de Salesianos de Sarriá así como con los profesores y alumnos de Instituto de Educaçao de Ciencias de Lisboa y otros invitados ilustres del sector y algún otro profesional de prestigio.

Estas actuación es una más de las múltiples acciones de colaboración conjunta que realiza nuestro departamento de Artes Gráficas con otras instituciones de la enseñanza y del mundo empresarial compartiendo conocimientos, procedimientos y actitudes. El artículo será publicado en la revista de Educación, Artes y Ciencias del ISEC Alameda. Buscaremos un hueco para publicarle próximamente aquí.

 

Diseño de marca e impresión de seguridad. 4ª Conferencia Internacional en Diseño y Artes Gráficas

cidag, diseño de marca, seguridad de marca, diseño, jesús garcía jiménez, artes gráficas

El próximo miércoles 26 de octubre estaré presente como orador en Barcelona en la 4ª Conferencia Internacional en Diseño y Artes Gráficas (CIDAG) en la cual desarrollaré la ponencia “Diseño de marca e  impresión de seguridad“.

En esta ponencia presentaré algunas de las opciones actuales que tienen los diseñadores para defender la marca frente a las copias ilegales, falsificaciones y otras manipulaciones posibles, todas ellas con el denominador común de ser lesivas para la marca (en coste económico, en prestigio,…)

Este es, sin duda, un mal en continuo crecimiento en nuestra sociedad moderna altamente globalizada, por lo que la necesidad de defensa se hace cada vez más apremiante y no solo para las grandes marcas, sino para todas ellas en su conjunto.

Cierto es que algunas marcas cuyos productos están más comprometidos ya incorporan diversas medidas de seguridad en sus productos y documentos “sensibles” desde hace décadas para lo cual recurren a unas pocas empresas con un extraordinario grado de especialización, a través de las cuales obtienen un “traje a medida” y para el cual han de hacer una inversión* (alta) acorde a este tipo de soluciones, pero que en todo caso les compensa el esfuerzo.
*Defiendo que el coste asumido en la implementación de estas medidas debe interpretarse como inversión aunque fiscalmente no sea considerado así. El desembolso será menos doloroso para la marca si piensa en estos términos y realiza una estimación de los costes reales (y/o potenciales) que le pueden acarrear las falsificaciones, fraudes variados y pérdida de prestigio en general.

PERO A DÍA DE HOY, no solo las grandes marcas, sino todas las marcas sin excepción son
susceptibles de ser atacadas en acciones de este tipo. No obstante para algunas su menor volumen de negocio o su desconocimiento del peligro y de sus posibles soluciones, les supone una barrera de entrada real que les impide el acceso a estos servicios altamente especializados.

Ahora bien, es posible defender razonablemente bien cualquier marca si se disponen de los conocimientos especializados oportunos al respecto y se integran en el diseño de forma natural.

Para ello es necesario que dispongan de tales conocimientos:

  • Los diseñadores (cualquier diseñador incluso los no especializados en este área, pueden ser requeridos para diseñar o rediseñar una marca, por lo cual han de estar preparados para esta eventualidad)
  • Los responsables de marca (como máximos garantes de la solidez de la marca en el mercado y su seguridad)
  • Las empresas gráficas (cualquiera que quiera ofrecer servicios de valor añadido a sus clientes, es decir, todas)

De tal manera que con un mínimo de incremento de la inversión en el diseño, la preimpresión, la impresión y/o los acabados se consiga incrementar exponencialmente el nivel de seguridad de los productos gráficos asociados a la marca, su seguimiento y su defensa en caso de producirse el hecho delictivo.

Como es natural, y tal como se deduce de la anterior exposición, defiendo encarecidamente la necesidad de ampliar los conocimientos en este particular área del diseño y por las razones explicadas, de los diseñadores, de los responsables de cualquier marca y de las empresas del sector gráfico en general, fundamentalmente en los centros de formación como no podía ser de otra manera, de una manera profunda, sistemática y sostenida.

Los diseñadores porque deben conocer las mejores alternativas a ofrecer a sus clientes cuando propone diseños de marca o rediseños.

Los responsables de marca porque podrán categorizar los productos impresos en función de su riesgo de ataque, podrán clasificarlos en función de lo críticos que sean tales ataques para la salud de la marca y las finanzas de la empresa y podrán establecer los mecanismos pertinentes que garanticen su trazabilidad.

Las empresas gráficas para conocer las posibilidades de que disponen en función de sus instalaciones y plantear las opciones de inversión pertinentes para ampliar la oferta a sus clientes.

En conclusión

La marca es sin duda uno de los principales activos de la empresa, en buena parte de los casos su
principal activo, por lo que su protección debe ser prioritaria.

El responsable de marca es el garante de la solidez de la marca en el mercado. El conocimiento de los mecanismos de protección y de las acciones de trazabilidad de los productos de la marca es prioritario para conseguir niveles de protección adecuados con una inversión razonable.

El diseñador comprometido con sus clientes debe conocer en cierta profundidad los posibles mecanismos de protección de éstas, su formación en este campo es por lo tanto prioritaria.

La empresa gráfica debe conocer en profundidad las opciones que puede ofertar a sus clientes o a los prescriptores de éstos, aportando soluciones en relación con las necesidades de seguridad de la marca. Su formación constante en este área debe ser por lo tanto prioritaria. Este conocimiento y su implementación práctica puede ser relevante para diferenciarse en el mercado.

Procedimientos de impresión digital

Una vez que hemos agotado las vacaciones (o las vacaciones nos han agotado a nosotros), volvemos a retomar esta tarea y que mejor manera que introducir más procedimientos de impresión digital en el apartado correspondiente. En este caso con el valor añadido de que lo que pasamos a indicar se corresponde con  aplicaciones de los más interesantes y que están teniendo un notable éxito en el mercado.

Me refiero a la impresión sobre todo tipo de soportes, incluidos tridimensionales y hasta una altura de 10 cm, lo que permite imprimir carcasas y móviles, tablets, bolígrafos, encendedores y todo tipo de productos similares, aunque la sola mención a las carcasas y los móviles puede indicar el acierto que han tenido los fabricantes de estas impresora al lanzarlas al mercado.

En el caso que nos ocupa comenzamos con la ROLAND VERSAUV LEF 20 y sirve para todas las versiones de la misma máquina con el rip del fabricante VERSAWORKS

roland, versa uv 20, impresión digital, jesús garcía, artes gráficas

El procedimiento se hallará en la página correspondiente de esta web

Diseño, impresión y seguridad

En la última entrada de este blog incluía la Masterclass – Presentación del Máster Oficial de Grafística y Documentoscopia de la Universidad Camilo José Cela, en el cual, si todo sigue el curso previsto, asumiremos parte de la formación que allí se imparta, concretamente en relación con los sistemas de impresión y sus procesos.

En el tiempo transcurrido desde esta presentación hasta el día de hoy han ocurrido multitud de hechos para los cuales no he hallado tiempo para contar y de entre los cuales destaco, por tener relación con lo anterior, la invitación para la realización de un artículo para la 4ª Conferencia Internacional de Diseño y Artes Gráficas (CIDAG) que tendrá lugar en Barcelona en octubre y que que organiza conjuntamente el ISEC Instituto Superior de Educação e Ciências de Lisboa, el IPT Instituto Politécnico de Tomar, y Salesians Sarrià.

El tema por el que he optado, dada la feliz concurrencia de intereses es el del diseño y la impresión de seguridad. El artículo ya ha sido remitido y puede que sirva de base para una posterior colaboración con el ISEC (todo se andará).

El caso es que a partir de ahora me voy a embarcar en el estudio de este apasionante tema, prácticamente obligado ya que concurre la doble circunstancia descrita, por lo que lanzo aquí la invitación por si algún seguidor de este blog  tiene conocimientos al respecto y quiere compartir algo conmigo (información, literatura relacionada, muestras,…) en relación con este tema.

Este es el planteamiento de partida que expongo en la introducción del artículo presentado:

El diseño de marca es uno de los santos griales para aquellos que se dedican a esta noble profesión del diseño. La marca comprende elementos gráficos que definen a una organización y sus productos siendo uno de los principales activos de la misma. Actualmente existe una extendida piratería que supone una grave lesión para las marcas y un perjuicio económico para la sociedad. La protección de la marca frente a la copia o su uso fraudulento debe establecerse como uno de los ejes principales de las actuaciones comunicativas. Como es lógico también debiera ser uno de los objetivos de los diseñadores que han de obligarse a conocer todos los recursos disponibles a su alcance para dificultar e incluso impedir las falsificaciones. Estos diseños aplicados que contemplen medidas anticopia junto con la utilización de herramientas de análisis de alta precisión, como el análisis hiperespectral, garantizan una defensa sólida y objetiva frente a estas lesivas acciones.

A partir de aquí la labor está clara, se trata de analizar todas las posibles opciones a tener en cuenta en los diseños asociados a la marca y plantear las posibilidades de posible aplicación como medida de prevención anticopia, además de como valor añadido.

En los contactos ya realizados con expertos en este campo ya aparece un patrón claro de desconocimiento generalizado entre el diseñador en general por lo que puede que sea de interés desarrollar de forma organizada todas las posibilidades posibles.

A continuación ejemplo de esto que estoy comentando: una etiqueta de ropa de Armani a la que se han incorporado ciertas medidas de seguridad, en este caso visible con radiación ultravioleta y con refuerzo de luz transmitida se aprecia el nombre de la marca. Interesante…

etiqueta_versace

Muestra bajo control con luz ultravioleta transmitida en etiqueta de la marca Armani

etiqueta_versace_detalle

Detalle

MasterClass-Presentación del Máster Oficial de Grafística y Documentoscopia UCJC

El pasado sábado 28 de mayo tuve el placer de participar como ponente en la Másterclass – Presentación del Máster Oficial de Grafística y Documentoscopia en la sede de la calle Almagro de la Universidad Camilo José Cela (UCJC).
Este Máster que están preparando con mucha pasión los profesores Óscar francisco Diaz Santana y Javier Alonso Dominguez como principales impusores y cabezas visibles, ha tenido a bien contar conmigo  y algunos compañero más de profesión para impartir 6 créditos  en estos estudios de Posgrado universitario con el contenido “Análisis de los sistemas de impresión, sus soportes y tintas”.
Lo cierto es que nos sentimos muy honrados que se haya pensado en nosotros y entusiasmados por el reto de tener que aportar algo a una campo tan apasionante como el del estudio documental de los documentos impresos.

Máster Grafística y Documentoscopia; másterclass Documentoscoopia, Documentoscopia, Artes Gráficas

Durante la exposición tuvimos la ocasión de presentar una panorámica muy somera de los principales sistemas de impresión para aquellos alumnos interesados en estos estudios y las relaciones que se dan entre los dispositivos para la creación de los múltiples productos gráficos que nos rodean.

jesús garcía jiménez; artes gráficas, Documentoscopia, Másterclass; Universidad Camilo José Cela

Durante la Masterclass tuvimos ocasión de poder trabajar con equipos de primer nivel en el análisis de documentos que permiten el análisis científico de documentos  de todo tipo. Entendemos que el trabajo con la universidad a lo largo de curso y la utilización de estos equipos proporcionará resultados muy fructíferos que esperamos compartir en un futuro próximo.

jesús garcía jiménez; artes gráficas, Documentoscopia, Másterclass; Universidad Camilo José Cela

¡¡Por allí resopla!! -de nuevo sobre impresión digital-

Debido a la preparación de cursos varios, másteres, presentaciones, proyectos y asesorías de todo tipo, ando algo liadillo como para disponer de tiempo sosegado para entradas a este blog con la caótica regularidad que vengo mostrado. No obstante ahora que veo un poco de luz tras mi última faena, y antes de sumergirme de nuevo en parte de las tareas que he enumerado a grosso modo y dado que el último curso que acabo de terminar va precisamente de eso, de impresión digital, vuelvo a la carga sobre este particular frente que tenemos abierto en el sector de la comunicación gráfica.

Aunque todos los actores de este carnaval nos venimos quejando endémicamente, por vicio o no, lo cierto es que cabe una aproximación al análisis del sector con el enfoque del “vaso medio lleno” y de facto nos podemos congratular de ser un sector sin límites, casi literalmente, ya que la comunicación gráfica, como la energía, no se crea ni se destruye, solo se transforma.

Muchas son las salidas al alcance de aquellos que quieran verlas, que asuman el reto y se encaminen decididos. Nosotros los formadores, por lo que nos toca, somos espectadores privilegiados de como aquellos alumnos inquietos van tomando posiciones en campos que se hallan en los límites de los conocimientos que impartimos y que evidentemente conquistan con todo merecimiento para nuestra causa. Ídem con las empresas.

Una de las salidas, una de las más a mano, fácil de entender y asimilable, es la impresión digital sin duda. Sigue siendo impresión pero con características que les son propias y le dotan de personalidad única. La penetración en el sector gráfico “tradicional” es evidente y es raro, ya rayando con lo anecdótico, encontrar alguna empresa que no disponga de al menos una impresora digital profesional encargada de satisfacer algún aspecto productivo que la impresión convencional no puede cubrir por producción o por costes.

No obstante, dado que como hemos afirmado, la impresión digital tiene personalidad propia, dispone ya de sus propios mercados y cubre necesidades diferentes y/o complementarias a otros formatos de comunicación, sin duda debe ser planteada en las empresas como una nueva unidad de negocio en sí misma.

Las empresas que han entendido esto ya tienen una clara ventaja competitiva que les coloca en posiciones de liderazgo en buena parte de la tarta y que muestran cifras de crecimiento muy envidiables. Por otro lado aunque hay mercados maduros en la impresión digital y por lo tanto ya no tan apetitosos (es lo que tiene llegar el último), se están creando continuamente nuevas propuestas a partir de mejoras tecnológicas, nuevos desarrollos de servicios basados en la combinación de la impresión digital con los servicios online y nuevos productos fruto de las nuevas posibilidades de la impresión digital.

Para aquellos interesados en reflexionar sobre este tema a continuación dejo una presentación preparada a  partir de extractos de mi libro “Impresión digital” y que ha servido de base para mi último y reciente curso para empresas sobre este particular tema. Espero que sea de interés.

impresión digital, artes gráficas, jesús garcía jiménez, jesusgarciajHe aquí el enlace al archivo:

ImpresiónDigital_contexto_jesúsGarcía

VALOR AÑADIDO Y SINERGIAS EN IMPRESIÓN DIGITAL (EN TORNO A LA IMPRESIÓN DIGITAL II)

A medida que transcurren los años en las personas se van agudizando ciertas querencias y fobias a partes iguales. En mi caso y por lo que respecta a querencias he desarrollado una especial predilección por estos dos conceptos que aparecen en el título de este artículo:

El VALOR AÑADIDO tiene mala fama ya que suele hallarse asociado a la palabra impuesto y claro, así la cosa cambia y mucho (hasta un 21% de cambio y lo que te rondaré morena). No obstante por sí mismo tiene un significado harto elocuente en cuanto que algo aporta un valor extra al valor propio del bien o servicio y que por supuesto es positivo.

Por lo que respecta al concepto de SINERGIA el significado, aunque más críptico, no encierra ninguna potencial negatividad. Sinergia tiene dos acepciones para la RAE que en este caso, aunque poco concluyentes, nos puede servir:

Sinergia: del latín “tarea coordinada” y este del griego συνεργία synergía ‘cooperación’
1. f. Acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales.
2. f. Biol. Concurso activo y concertado de varios órganos para realizar una función.

Si hacemos extensible la definición de la biología a otras ciencias y actividades podemos interpretar órganos como elementos en un sistema, por ejemplo en el que nos ocupa,  y que como resultado se obtiene un efecto extra que puede ser positivo o negativo (en este caso nos referimos al positivo). Este fenómeno es explicado muy gráficamente con la expresión “uno más uno hacen tres”.

El caso es que son muchos años ya desde que la impresión digital se viene abriendo camino en nuestras sociedades. Queda por delimitar hitos históricos si bien habrá que conceder a Chester Carslon allá por 1938 la invención de la electrofotografía. El sistema basado en la diferenciación de las zonas de imagen de las zonas no imagen en una superficie conductora mediante la aplicación de cargas eléctricas pretendía mejorar el copiado de documentos, asunto este engorroso y sucio si se realiza con papel carbón.
No obstante para hablar de impresión digital tal como la concebimos en la actualidad hay que esperar hasta el momento en el que a alguien, concretamente a Gary Starkweather en 1969, se le ocurre conectar un ordenador a la impresora y mediante pulsos eléctricos permite dibujar los grafismos en los mecanismos de transferencia del tóner (ver https://jesusgarciaj.com/2016/01/24/en-torno-a-la-impresion-digital/).

La implantación de la impresión digital en la sociedad ha tomado dos derroteros bien diferenciados y que por lo pronto la diferencian frente a otras tecnologías de impresión y  desdibujan en buena medida su indiscutible importancia (a nuestro juicio) en el sector gráfico:

1. Su utilización en entornos ajenos al sector gráfico: hogares, oficinas, departamentos de marketing de empresas, como complemento a las líneas de producción de bienes y servicios para el marcado o la decoración y otras opciones similares.

2. Su utilización en el entorno gráfico: como complemento de los sistemas tradicionales para la numeración y la introducción de datos variables, para la realización de pruebas y de prototipos con distinto grado de exigencia, para tiradas cortas no rentables en sistemas tradicionales y ya desde un tiempo asumiendo tiradas no tan cortas en clara competencia con sistemas tradicionales.

No es sorprendente que la impresión digital al estar tan dispersa en cuanto a ubicaciones, aplicaciones, tecnologías y ofertantes pase relativamente desapercibida y no dispongamos de estudios que comprendan la totalidad del fenómeno en cuanto a penetración de estas tecnologías y de su grado de crecimiento ya que se hallan integradas en nuestras vidas cotidianas (nos dediquemos a la Industria gráfica o no), es decir, que los árboles no nos dejan ver el bosque.

A lo largo de estos años se han ido delimitando aplicaciones de la tecnología que le son propias y que en prácticamente todos los casos han generado especializaciones, de tal manera que en la actualidad en el mercado operan empresas gráficas altamente especializadas en actividades concretas y que ya solo disponen en sus talleres de tecnologías de impresión digital.

VALORES AÑADIDOS Y SINERGIAS
A continuación presentamos las que a nuestro juicio son las principales aplicaciones de la impresión digital ya maduras y que complementan a la impresión convencional. Todas ellas en conjunto suponen una importante cuota de mercado en el sector gráfico y presentan muy buenas cifras en cuanto a facturación. Todas ellas a pesar de que las etiquetemos de maduras, siguen teniendo potencial de crecimiento claro con valores previsibles que superan los dos dígitos lo cual no está nada mal en los tiempos que corren. Por otra parte asociados a estas aplicaciones consolidadas se están generando continuamente nuevos desarrollos y otras propuestas verán la luz en el futuro inmediato.

  • Combinación con otras tecnologías tanto digitales como convencionales: inserción de datos variables en productos convencionales tales como numeración, cupones, entradas…
  • Gestión e impresión de datos variables: transaccional, transpromo, marketing directo, personalización de productos gráficos y no gráficos.
  • Tiradas cortas: papelería corporativa, promoción y publicidad asociada a pequeños negocios, edición en general (libros, catálogos, anuarios, etc.), reimpresiones.
  • Impresión bajo demanda: encargos de pequeñas empresas y particulares (menús, recordatorios, tarjetas,…), web to print,…
  • Impresión JIT (just in time): complemento a eventos puntuales como congresos, exposiciones, cursos, seminarios,…
  • Impresión de grandes y muy grandes formatos: lonas promocionales y vallas publicitarias, cubrimientos de fachadas, rotulación, interiorismo,…
  • Impresión distribuida: combinación de gestión centralizada con impresoras digitales distribuidas en una amplia área geográfica (acciones publicitarias o promocionales)

Y…,naturalmente, todas estas opciones pueden darse de forma individual o combinadas entre sí…