Salvemos el planeta ahorrando papel ??

He estado chequeando mi bandeja de  entrada y lo cierto es que no he recibido muchos correos con la firma electrónica personalizada que incluye una leyenda como la siguiente o parecida:

Antes de imprimir este correo electrónico, piense bien si es necesario hacerlo: El medio ambiente es cuestión de todos.

Pero… no hay que investigar mucho para encontrar algún blog moderno henchido de ideas ecológicas que incluso disponen de la etiqueta “blog sin huella de carbono” ??? que pone a disposición del que quiera códigos sencillos con plantillas con la leyenda que adjunto o parecida y alguna imagen molona en tonos verdes, con arboles, plantas, hojas o algún otro elemento de reminiscencias verdureras…

El caso es que como indico recibo pocos de estos correos pero me molestan en mayor o menor grado dependiendo de mi humor de ese día y tal molestia tiene su origen en el hecho de que el mensajito de marras se me ha enviado por correo electrónico y lo recibo en un  dispositivo tecnológico, cachivache constituido por plásticos de todo tipo y condición, minerales de dudosa procedencia algunos de los cuales están manchados de sangre y otros compuestos “vete tu a saber” de los cuales no tengo ni la menor idea de que son ni de que están compuestos puesto que se cuidan mucho de decirlo en ningún documento, esté éste en formato papel o se presente como documento electrónico.

Para aquellos preocupados por el devenir de planeta en el cual nos debemos incluir todos más aún si tenemos en cuenta el magnífico cambio climático del cual gozamos (digo “gozamos” porque los gurús del tiempo de los medios de información se empeñan en llamar buen tiempo al hecho de que haga un calor impropio de la época en marzo por ejemplo, hasta tal punto que sale gente en las playas, bañándose en esa época y naturalmente disfrutando del “buen tiempo”).

Para los preocupados, digo, propongo otros mensajes menos molones pero que apelan más a la lógica más absoluta, teniendo en cuenta que el ahorro en la tala de árboles no es tal ya que si el papel procede de bosques bien gestionados (ya hablaremos en otra entrada de la Cadena de Custodia) tal como se realiza en los países con conciencia ecológica como los nuestros y mecanismos administrativos de gestión, no solo no se destruyen bosques sino que se crea más masa forestal. Los árboles son un cultivo que se puede gestionar bien y el recurso es inagotable: basta plantar más que los que se talan… sencillo, no?

En caso el que para esos preocupados propongo algún mensaje del tipo:
“Dado que tenemos que adaptarnos a los nuevos tiempos y modos de comunicación, lee y envía mensajes con el móvil, whatsapp y similares pero no abuses de ellos, cada mensaje consume energía por poca que sea y si por cualquier “impensada” circunstancia el mensaje que envías es una tontería… pues eso”.
“Los mensajes no son gratis total… por lo menos para el planeta”.
“Utiliza un teléfono móvil pero no le cambies cada poco tiempo para seguir las modas, apura su vida útil: ahorrarás y evitarás el -reciclado- del dispositivo”.

(por cierto alguien sabe como se reciclan y en que se emplean todos y cada uno de los componentes en los de estos cachivaches).

Bueno ahí queda eso.

Por si alguien quiere contrastar la realidad del papel os remito a un magnifico documento sobre el tema y basado en datos:

El papel: mitos frente a datos que encontrarás en la web de Aspapel: http://www.aspapel.es/el-papel/mitos

Datos fehacientes son los que tienen que proporcionar aquellos que lanzan lemas facilones que siguen directrices muy concretas de determinados grupos de presión que disfrazan de buenrollismo medioambiental oscuros movimientos económicos.

La comunicación y sus vehículos

En estos últimos días he tenido ocasión de leer un par de artículos relacionados entre sí y que tienen por denominador común la evolución de la lectura y de los soportes sobre los que se vehículan los  contenidos de comunicación.

  • “El apagón de los libros digitales”
  • “Lectura digital o en papel ¿Qué contamina más?”

Los títulos son muy sugerentes y para leer los artículos completos remito a las fuentes para leerlos íntegros:

Para “El apagón de los libros digitales” os remito al boletín nº 381 de la Industria papelera: http://www.aspapel.es/actualidad/boletin-electronico/14198

En cuanto al segundo, “Lectura digital o en papel ¿Qué contamina más?” es un viejo artículo de 2013 pero de vigente actualidad y que por lo tanto no está de mas volver a rescatar para seguir reflexionando sobre el tema. Lo encontráis fácilmente en internet puesto que se ha publicado en diversos medios, poniendo el título en el buscador. A mi el primero que me sale es del Heraldo:  http://www.heraldo.es/noticias/sociedad/2013/08/10/lectura_digital_versus_impresion_papel_que_contamina_mas_245270_310.html

Evidentemente parece que estoy tirando piedras sobre mi propio tejado en la medida que recomiendo encarecidamente la búsqueda en internet de tales artículos y su lectura, sosegada eso sí, en la pantalla del dispositivo digital que utilicemos para la búsqueda (un ordenador, una tablet, un Smartphone,…).

Y es que nada es sencillo, ni se reduce a blanco o negro, ya que sin duda la comunicación mediante medios digitales supone un avance innegable, imparable y por lo tanto sea bienvenida su aportación que no es más que la mejora continua y lógica de cumplimiento de necesidades perentorias de comunicación del ser humano: inmediatez en el espacio y en el tiempo: lo quiero y lo quiero aquí y ahora. Nada que objetar, al contrario, un servidor es un entusiasta aprovechado de estas ventajas aportadas por la tecnología.

Ahora bien, se ha de tener en cuenta el contexto comunicacional (este asunto es para mi de gran interés y le dedicaré alguna reflexión futura más, teniendo en cuenta que me parece constatar cierto despiste generalizado al respecto, precisamente por ello creo que soy de las pocas personas que no tiene WhatsApp deliberadamente).

A ello hay que añadir ciertas aseveraciones bienintencionadas o malintencionadas, vete tu a saber, que buscan claros fines comerciales y de organización interna, me refiero esos comunicados continuos sobre lo malo que es el papel como soporte de comunicación ya que se “destruyen” bosques.

En este caso lo que busca la empresa no tiene ningún fin altruista por mucho que lo pretenda disfrazar, busca reducir sus costes en la distribución de la información claro está. Que en este caso coincida con ventajas para el medio ambiente, pues vale, pero no nos tomen por tontos (por cierto, mensajes parecidos se encuentran en correos de particulares… supongo que el remitente tiene muy claro la comparación de la huella de carbono  generada por las tecnologías implicadas en la creación y distribución de la información)

De hecho no está demostrado que una actuación (enviar la factura en papel) sea más o menos dañina para el medio ambiente que la actuación propuesta (enviar la factura por correo electrónico). Para ello se debieran realizar estudios científicos de todo el ciclo del comunicado desde su inicio, incluidos los gastos energéticos de los dispositivos implicados y la reciclabilidad de los mismos, es decir, no es tan sencillo. El mensaje electrónico se envía mediante dispositivos tales como ordenadores, tablets, smartphones,… que tienen una vida útil muy escasa y que por lo tanto se desechan con facilidad (tengo una hija adolescente por si a alguien esta en el mismo caso que yo) y que presentan importantes problemas de reciclado… Se están dando pasos en ese sentido y esperemos información más científica al respecto en años venideros.

Por lo que respecta al libro electrónico, yo que imparto materias sobre producción editorial y además soy lector asiduo, puedo constatar por experiencia personal, por seguimiento en la evolución del mercado y por conversaciones con editores que si bien el libro electrónico no ha muerto lo cierto es que lo sigue teniendo complicado para derrotar al libro en papel.

Por motivos profesionales me inicié pronto en el libro electrónico (el primer intento es del siglo pasado), así que dispongo de un par de eReader personales y otros tres o cuatro en el trabajo, un par de tablets personales y otras cuatro o cinco en el trabajo, otros tantos ordenadores personales y más de un centenar en el departamento en el cual  trabajo, tengo miles de libros clasificados por autores de todo tipo, la mayoría desconocidos, que jamás leeré y que no recuerdo ya quien me los pasó, pero que me ocupan un montón de gigas en ni me acuerdo donde…

Con esto quiero decir que la experiencia de lectura, en mi caso, no es la misma que con un libro en papel. Se lee igual sí, pero no es lo mismo. Vamos que prefiero la lectura en papel, porqué será. Ya, dirá alguno, tu es que no eres nativo digital… bueno… salvo el tema comentado del WhatsApp  dudo que un “nativo digital” (esto de los estereotipos….) tenga acceso a tantos dispositivos como tengo yo y le dedique tanto tiempo a la interacción con ellos.

Larga vida al papel

 

 

 

 

Preparando la nueva edición de Materiales de Producción en la Industria Gráfica: propósitos del año nuevo

Una vez iniciado el nuevo año, sin suerte en la lotería pero rebosante de salud… volvemos a la tarea de intentar transmitir alguna idea o conocimiento por si le viene bien a algún interesado.

Entre los variados frentes que tengo abiertos en el plano profesional, algunos de los cuales ya he comentado, se halla la revisión del libro de Materiales de Producción en la Industria Gráfica, libro que se publicó con algún defectillo de obra primeriza en 2008 en coautoría con Juanjo Rodríguez y que agotada la edición y dado el razonable funcionamiento comercial y sobre todo, dada la función positiva que viene realizando en nuestro sector, creemos que se merece una nueva edición actualizada.

Resultado de imagen de materiales de producción en artes gráficas

Así, si todo va bien, esperamos que haya una nueva edición para el inicio del próximo curso. Nueva edición y no reimpresión porque los cambios que estamos realizando así lo avalan.
Por lo pronto yo ya he iniciado el proceso de revisión, al principio con cierta pereza, pero a estas alturas estoy francamente entusiasmado por la oportunidad de volver a tener que profundizar obligatoriamente en temas que, con la inercia de los años y el la dispersión propia de la profesión que nos impone el incremento constante de horas y alumnos a atender, así como el tener que asumir diversas áreas de conocimiento, han ido acumulando polvo intelectual.

Sin que haya habido cambios espectaculares, excepto los derivados de la práctica desaparición de la película como elemento de transferencia intermedio en los procesos de generación de la forma impresora, sí son notorias ciertas evoluciones que se están dando en buena parte de los materiales, bien por mejoras técnicas en los sistemas de impresión que hemos dado en llamar convencionales, sobre todo en la mejora de su eficiencia, pero sobre todo en la aplicación de estos mismos materiales y otros de nuevo cuño en relación con la importante evolución que se ha llevado a cabo en estos ocho años desde su publicación en la impresión digital. A la impresión digital ya le hemos dedicado alguna que otra entrada y lo que te rondaré morena. Ni que decir tiene que yo ando algo convencido sobre el futuro de este conjunto de tecnologías hasta tal punto que le he dedicado a su promoción y estudio un libro  a pesar de que llevo años diciendo que no voy a escribir ningún libro técnico más… bueno, cuando publique el otro proyecto paralelo sobre seguridad y diseño….

Muchos de los aspectos que se apuntaban ya en el libro de Materiales en relación con estos temas ya se han concretado y siguen desarrollandose con fuerza, hecho que nos congratula por lo que conlleva de acierto: la evolución constante de los soportes no papeleros entre los cuales destacan los plásticos, los tejidos y los soportes compuestos en general, pero no solo, asociados a nuevos desarrollos de productos posibles impulsados con fuerza por las nuevas tecnologías y el acceso a estos productos y servicios por cada vez más capas de población.

La evolución lógica y fácilmente predecible hacia una utilización de los materiales más sostenible donde impere la cordura y el resultado sea lo más equilibrado posible recurriendo a la reducción, la reutilización y el reciclado nos permitirá dejar un mundo un poco más límpio a nuestros herederos.
Por lo menos en nuestra industria gráfica podemos dar fe de esta mentalidad y ciertamente las empresas gráficas, la mayor parte de ellas sino todas, disponen de los certificados medioambientales que así lo atestiguan, aunque no es cuestión de certificados, es cuestión de mentalidad y la mentalidad de nuestro sector es clara en ese sentido.

En las entradas venideras desarrollaré algún punto parcial de esta particular evolución.

Vuelta de vacaciones: la cabra tira al monte y las lagartijas se dan un homenaje

Mis retiros vacacionales tienen un destino monotemático, como bien sabrán los que sigan este blog: es uno de los pueblos que se hallan en las faldas (navas) de la sierra de Gredos, el lugar donde nací (literalmente, …hoy los niños parece ser que nacen en hospitales…)

El caso es que del retiro me he traído alguna aportación que comparto gustosamente.

La cabra tira al monte: más serigrafías sobre Gredos

Ya había comentado en anteriores entrada que hace ya muchos años hice mis pinitos en el diseño para serigrafía. En su momento diseñé y llegué a producir una serie de camisetas con temática en Gredos. Estos diseños los daba por perdidos aunque alguna muestra aun queda por ahí. Así que me he dedicado a buscar originales o en su defecto los fotolitos y, aunque he encontrado algo no muy aprovechable, he recreado a partir de fotografías de las mencionadas camisetas el diseño original. He aquí:

Serigrafía, gredos macizo occidental, jesús garcía jiménez

Se trata de una cabra montés que se coloca sobre una pendiente escabrosa (nunca mejor dicho) y se recorta sobre lo que se entiende como el sol o la luna (en teoría es la luna que es más romántico). El texto que acompaña hace referencia a la zona: Gredos, macizo occidental (si bien parece ser que en realidad nuestra zona pertenece en realizada al macizo central de Gredos… yo preferiría que se nos ubicara en el occidental).

En un diseño alternativo se incorporaron, haciendo juego con la pendiente escarpada, los nombres de todos los pueblos de esta zona, pero recrearlo me llevaría más tiempo (puede que lo haga más adelante).

Las lagartijas se dan un homenaje (o la primavera la sangre altera)

En Gredos tenemos todo tipo de habitantes y uno de los más insignes es la lagartija no cabe duda (Lagartija Carpetana -Iberolacerta cyneni- que sólo vive en las zonas de alta montaña de las Sierras de Gredos, Béjar y Guadarrama y poco más…)

Estos simpáticos animales a los cuales pido perdón por aquellos años de mi tierna juventud… (ya se sabe las diversiones de las gentes de los pueblos… entonces, aunque parezca mentira, no había televisión,…, ni móviles…, ni videojuegos…)

El caso es que como ya es primavera, ahí nos lanzamos todos a la orgía y el frenesí, …y mis queridas vecinas no iban a ser menos. Nada, nada a perpetuar la especie.

lagartijas y primavera

Nota erudita: por cierto, las lagartijas, si pierden el rabo, les vuelve a crecer.

Grupos de interés en el sector gráfico. Parte 5. La sociedad

Para cerrar este bloque correspondiente a la segunda temporada (noviembre de 2011 a noviembre 2012) que mejor que reflexionar sobre la aportación de las empresas de nuestro sector gráfico a la sociedad.

Los sistemas de calidad no normativos basados en la búsqueda de la excelencia (por ejemplo EFQM) basan su esquema en modelos amplios en los cuales tiene cabida y peso la sociedad en su conjunto.

Hablar de sociedad como grupo de interés puede parecer ambicioso pero sin duda el planteamiento es posible dado que la empresa se integra en la sociedad y la sociedad es la suma de todas y cada una de sus partes.

El hecho de que se le conceda un peso en el modelo y que la puntuación afecte a la nota final hace que la organización deba pensar en el papel que desempeña en el contexto social.

Ya hemos comentado en alguna entrada que estos modelos no normativos no están extendidos en el sector gráfico centrado en la implantación de modelos normativos (ISO por ejemplo) debido más a presiones de los clientes que a convencimiento propio basado en la utilidad de su uso.

Este hecho hace que se pierda riqueza en el análisis al no incorporarse en las auditorías una valoración profunda sobre determinados aspectos que podemos considerar claves (liderazgo, sociedad).

Por contra, las empresas que aunque sea por obligación al seguir el modelo de autoevaluación realizan el mencionado análisis, practican un ejercicio de humildad que tiene un importante componente formativo e informativo que posteriormente generará réditos interesantes en las planificaciones futuras a corto y medio plazo.

Tal implicación social la vienen ejercitando las grandes empresas de todos los sectores desde hace tiempo. Su forma habitual de actuar es mediante el recurso de la Fundación. No es que estas empresas hayan mejorado en altruismo y derrochen amor allí donde operan sino que tal organismo les reporta ventajas económicas nada desdeñables…y proyección social.

Es ahora, en estos modelos, cuando han tomado mayor importancia estas acciones que de alguna manera aportan un beneficio para la sociedad. En nuestro sector el trabajo a realizar pasa por la mejora medioambiental, punto en el que se están dando importantes avances, bien obligados por ley en el asunto de la recogida y tratamiento de residuos bien por obtener ventaja competitiva tales como la certificación medioambiental y la cadena de custodia (aspectos estos que venimos tratando en este blog). Otros aspectos menos tratados pero que se establece como ámbitos propios para la reflexión tienen que ver con la racionalización del consumo de energía, la conciliación de la vida profesional y familiar de las personas que integran la organización o la implicación en la mejora del entorno en el cual se inserta la empresa.

Tal vez no corran buenos tiempos para hablar de estos temas o tal vez sea el momento oportuno: cuando el vientos sopla en contra es posible ganar ventaja competitiva con acciones que no tienen porqué ser onerosas y sin embargo tener un alto valor positivo en la percepción social de la empresa.

ISO 14001:2004 Requisitos del sistema de gestión ambiental. Verificación. Revisión por la dirección

A intervalos planificados (una vez al año es el periodo de tiempo más habitual) el sistema ha de ser revisado por la alta dirección (director o gerente, responsable de gestión ambiental y responsables de sección).

Los elementos a revisar están claramente establecidos en la norma y se corresponden en buena parte con los especificados en la 9001:

  • Los resultados de las auditorías (curiosamente ese especifican las auditorías internas solamente, es de esperar que se tengan en cuenta los resultados de las auditorías externas).
  • Como quiera que se establecen requisitos legales (u otros que la organización crea pertinente cumplir) es de rigor que se evalúe su cumplimiento. El grado de cumplimiento debe ser revisado.
  • La retroalimentación de las partes interesadas externas (sería de interés extender el concepto a los grupos de interés, entendidos éstos como aquellas partes externas e internas que están unidas a la organización por algún interés). Las reclamaciones y/o quejas de estos grupos deben tener prioridad.
  • Los resultados del desempeño ambiental. A partir de los datos de seguimiento y medición. La evolución de los indicadores establece las pautas del comportamiento del sistema y permitiendo determinar el grado de cumplimiento tanto de los objetivos como de las metas y reajustarlos en caso necesario.
  • El estado de las acciones correctivas y preventivas a partir de los datos de extraídos de los registros asociados al procedimiento o procedimientos establecidos.
  • La evolución de las acciones generadas por revisiones previas. Estas acciones pueden ser acciones de mejora continua, acciones correctivas o acciones preventivas. En cualquier caso llevan asociadas los registros pertinentes y los indicadores asociados que permitan determinar su desempeño así como la influencia en el desarrollo del sistema.
  • Los cambios tienen lugar en el entorno, entre los cuales habrá que determinar los cambios legales y reglamentarios. La gestión ambiental se ve influenciada por actuaciones en este sentidos en todos los niveles (dada la especial sensibilidad generada en la sociedad actual) por lo que requiere una especial atención.
  • Las recomendaciones para la mejora vengan de donde vengan (buzones de sugerencias, auditorías, grupos de mejora, socios, administración…)

La revisión incluirá la evaluación de oportunidades de mejora que se puedan desprender del estudio de los elementos de entrada. Ello puede suponer cambios en el sistema de gestión y los elementos que lo componen.

ISO 14001:2004 Requisitos del sistema de gestión ambiental. Verificación. Auditoría interna.

Todo sistema de calidad o de gestión ambiental debe ser auditado y así se recoge en la normativa. De hecho el sistema se sostiene sobre la base de la comprobación: “lo cumplo y lo puedo demostrar”.

En el caso de la 14001 la auditoría sirve para determinar si el sistema de gestión ambiental se ajusta a los requisitos establecidos en la norma, si estos se han implementado y se mantienen adecuadamente. 

La auditoría, cualquier auditoría de calidad, no tiene una función fiscalizadora tal como es la presunción habitual, sino que es un instrumento clave para el sostenimiento del sistema y la mejora continua. No hay un afán penalizador sino una determinación de señalar los defectos que se pueden hallar en un sistema que por definición no es perfecto (determinados estos por personas neutrales, los auditores) y que al tener que ser enmendados (si generan no conformidad), repercuten positivamente en la mejora del sistema.

Por otro lado, no hemos de olvidar que los resultados de las auditorías son una de las entradas de la revisión por la dirección por lo que las observaciones y recomendaciones que llegan a dirección pueden ser origen de acciones preventivas que a su vez aportan mejoras al sistema.

Las auditorías deben ser programadas y se establece la obligación de elaborar uno o varios procedimientos para ello (en la 9001 se especifica que el procedimientos debe ser documentado). Por lo general, las empresas  establecen un solo procedimiento que tiene tal nombre “Procedimiento de auditorías internas”.

En tal procedimiento se debe establecer al menos el programa de auditoría (frecuencia), la cualificación de los auditores (tipo de conocimientos necesarios, experiencia), el alcance (áreas a auditar),  las responsabilidades, la planificación y la información de los resultados.

ISO 14001:2004 Requisitos del sistema de gestión ambiental. Verificación. Control de los registros

Los registros son un tipo especial de documentos: aquellos que recogen los resultados de las tareas, actividades y procesos y que por lo tanto sirven para alimentar los indicadores del sistema. Son por lo tanto, documentos de suma importancia en la medida que sobre ellos se fundamenta el sistema de gestión. La elaboración y mantenimiento de los registros se contempla en la norma de tal manera que los datos recogidos en ellos sirvan para demostrar la conformidad con los requisitos establecidos y demostrar los resultados que se logren.

Para la elaboración, implementación y archivo debe establecerse uno o varios procedimientos que garanticen el uso adecuado.

Esta obligación se cumple por lo general mediante el desarrollo de un solo procedimiento que agrupa el control  tanto de documentos como de registros: “Control de documentos y registros” dada la afinidad de ambos.

No hay obligación de que estos se dispongan en un formato determinado por lo que pueden establecerse registros informáticos como es la tendencia habitual dada el imparable incremento de la digitalización en todas las áreas.

ISO 14001:2004 Requisitos del sistema de gestión ambiental. Verificación. No conformidades; acciones correctivas y preventivas.

Las no conformidades deben tratarse de acuerdo a procedimientos establecidos. Se establece una cierta diferencia con respecto a la ISO 9001 dado que se hace referencia expresa a la no conformidad, cuando en la 9001 la no conformidad solo aparece como el origen de las acciones a realizar.

Consideramos este matiz importante en la medida que se debe describir que es no conformidad (por lo general se establece como incumplimiento de los requisitos) y determinar si se clasifican como no conformidades las incidencias, reclamaciones y demás efectos que se puedan derivar de las actuaciones de la empresa dado que por definición una no conformidad debe generar al menos una acción correctiva.

Si la organización decide definir incidencias como no conformidades, todas las incidencias por lo tanto, debieran generar acciones correctivas, no obstante si determinadas incidencias no alcanzan la categoría de no conformidad otras acciones menos drásticas pueden generarse.

Caso que se puede entender categorizar de especial son las reclamaciones, éstas se pueden entender como no conformidades (el asunto es grave dado que procede del cliente) o no (puesto que una reclamación puede no tener argumentación suficiente, o incluso ser ocasionada por causas ajenas al producto o servicio que proporciona la empresa).

Es posible, por lo tanto, elaborar procedimientos  que contemplen el tratamiento de las no conformidades (establecimiento de no conformidad, registro y tratamiento), de incidencias y de reclamaciones. En algunos casos puede que se hallen integrados en el mismo procedimiento con derivaciones diferentes en función de la tipología descrita.

En todo caso, queda claro que deben quedar establecidos procedimientos que contemplen el tratamiento de las acciones correctivas y las acciones preventivas. Por lo general estos dos supuestos procedimientos se agrupan en uno (procedimiento de acciones correctivas y preventivas) con el fin de rebajar complejidad o simplemente por comodidad.

Lo cierto es que cuando se agrupan las acciones correctivas y preventivas, estas últimas suelen quedar descompensadas en cuanto a su levantamiento y ejecución (las acciones correctivas tienen un componente de obligación y urgencia del cual carecen las acciones preventivas). No obstante la real mejora continua tiene que ver más con las acciones preventivas que con las correctiva (que actúan a modo de apagafuegos).

ISO 14001:2004 Requisitos del sistema de gestión ambiental. Verificación. Evaluación del cumplimiento legal

De nuevo y dada la obligatoriedad, como no podía ser menos, de cumplir una serie de requisitos legales relacionados con los aspectos ambientales (véase la entrada del 6 de enero), la empresa debe establecer uno o varios procedimientos en los cuales se establezcan las acciones de evaluación de los requisitos tanto de los legales relacionados como de cualquier otro requisito que suscriba con la administración,  con organismos nacionales o internacionales o con asociaciones sectoriales o sociales.

Por lógica y  por economía de medios, es razonable pensar que un solo procedimiento, correctamente diseñado, basta para verificar el cumplimiento de los requisitos que afectan.

 Tal procedimiento parte de las listas de requisitos actualizados, de los requisitos de  evaluación en el caso de que estos estén establecidos (lo cual es del todo punto razonable) o los requisitos propios, en caso de que no estén convenientemente establecidos, y la organización haya estimado establecer criterios propios más restrictivos, así como  la evaluación de los resultados obtenidos. Tales resultados pueden conllevar la apertura de las acciones correctivas o preventivas oportunas