IMPRESIÓN DIGITAL. EL LIBRO (II)

Tal y como anunciabamos en la entrada anterior ya disponemos del los ejemplares físicos de mi último proyecto, el libro sobre impresión digital.

impresión digital, libro, jesús garcía jiménez, salesianos atocha, editorial aral, ciclos formativos, artes gráficas

Afortunadamente el editor, con buen criterio, no aceptó mi propuesta de portada de la cubierta y al final el diseño lo realizó su equipo por lo que se ha ganado en estética claramente (lo reconozco hasta yo, si bien mi propuesta era un compendio de todo el contenido… vamos que apenas había que leerse el libro puesto que estaba casi todo explicado en la cubierta).

En todo caso es una propuesta que se lanza al mercado en vista de que no hay nada parecido por lo que a mi me conste y que puede servir para introducirse en este interesante mundo de la impresión digital, algo que se está incorporando cada vez más en nuestra industria. En el apartado de impresión digital incluiré la presentación y el índice, así como algún apartado a modo de muestra para aquellos que quieran ver de que va.

Para adquirirle proporcionaré en próximas entradas y en el apartado de impresión digital un listado con las librerías que dispongan de ejemplares a la venta y el teléfono de los editores si sirven directamente.

> Parámetros de control de calidad de los productos editoriales multimedia > square > Check list de valoración de la calidad en el producto editorial multimedia

Los aspectos de control de la calidad de los productos editoriales multimedia deben comprender la valoración de aspectos funcionales y de desempeño, rendimiento, compatibilidad y portabilidad, usabilidad, fiabilidad, seguridad y sostenibilidad.

 

SOBRE LA EVALUACIÓN DE LA FUNCIONALIDAD Y DESEMPEÑO

El producto….

¿Está completo? ¿Transmite los contenidos adecuadamente?

¿Es el correcto? ¿Es la mejor alternativa?

¿Es  el adecuado para los contenidos vehiculados?

 

SOBRE SU RENDIMIENTO

El producto…

¿Utiliza adecuadamente los recursos disponibles?

¿Su rendimiento se ajusta a lo que se pretende?

¿Resistirá el paso del tiempo? ¿En qué medida?

 

SOBRE SU COMPATIBILIDAD  Y PORTABILIDAD

El producto…

¿Es compatible con las distintas tecnologías? Mac, Pc, tabletx, smartphones,…

¿Se instala fácilmente?

¿Es manejable?

¿Requiere portabilidad?

¿Es adaptable para ser portable?

 

SOBRE SU USABILIDAD

El producto…

¿Se entiende? ¿Es accesible? ¿Es atractivo para el público potencial?

¿Se aprende a usar con facilidad? ¿En todas sus variantes?

¿Su uso es “amigable”?

¿Está protegido frente a errores del usuario?

 

SOBRE SU FIABILIDAD

El producto…

¿Está preparado para posibles fallos?

¿Estará disponible?

¿Dispone de capacidad de recuperación?

 

SOBRE SU SEGURIDAD

El producto…

¿Es original?

¿Gestiona adecuadamente los aspectos de confidencialidad?

¿Está protegido ante potenciales ataques?

¿Provoca rechazo en el usuario debido a exceso de seguridad?

¿Es responsable y seguro socialmente?

 

SOBRE SU SOSTENIBILIDAD

El producto…

¿Es modular? ¿Permite su adaptación y crecimiento?

¿Permite su análisis?

¿Puede ser reutilizado?

¿Puede ser modificado?

¿Puede ser probado?

>Control de calidad en la producción editorial multimedia

Damos por terminada la serie referida a la calidad en el procedo gráfico convencional y pretendemos iniciar una nueva serie que titulamos con el ambicioso título que campea en el titular de esta entrada.

En estos momentos, y ese ha sido el motivo del silencio, más prolongado que de costumbre, en la publicación regular de las entradas en este blog, nos hallamos embarcados de lleno en el proyecto de adaptación a las nuevas realidades publicación.

No es que nos hubiéramos perdido los cambios que se estaban gestando, muy al contrario, nos sentimos seguidores y partícipes del cambio:

En el caso del que suscribe este blog, es decir yo, me honro en haber realizado uno de los primeros estudios sobre la irrupción de la prensa en internet con motivo de los cursos de preparación del doctorado. Durante el tiempo que duró el estudio asistí (a duras penas, dadas las dificultades de conexión: un solo ordenador –mac–  con un navegador –Netscape– capaz de mostrar las páginas de los periódicos, en el centro de proceso de datos de la Complutense) a la paulatina y balbuceante aparición de la prensa española en internet: canarias 7, abce, el país,…

Posteriormente, ya ejerciendo como profesor de producción editorial, he seguido con interés y calentito tras la barrera, los tentativos pasos de aquellos interesados en desarrollar mercado en el campo de los libros electrónicos, aquellos modelos de finales de siglo que si bien no llegaron a cuajar sirvieron de conejillos de indias para el posterior y triunfante asalto allá a mediados de la primera década del siglo XXI…

Pero me estoy poniendo nostálgico… en la actualidad, en el departamento de Artes Gráficas de Salesianos Atocha, del cual soy miembro, hemos iniciado un curso con el sugerente nombre de “Desarrollo de productos editoriales multimedia”. Que mejor ocasión y excusa para iniciar la serie.

Mientras… voy a ver si consigo averiguar la contraseña (la pista es que tiene que ver algo con mi hija, pero no me sirve el socorrido cumpleaños) de mi PDA Palm One que tenía arrinconada por ahí y se me ha ocurrido enseñársela a mis alumnos como un dispositivo de esa prehistoria digital multimedia a la que me refiero…

>Control de procesos gráficos > ENTRADAS > MATERIALES PARA LA PRODUCCIÓN > SOPORTES DE IMPRESIÓN > CARACTERÍSTICAS ESTRUCTURALES > CONTENIDO EN HUMEDAD

Un porcentaje de peso del papel se corresponde con una cierta cantidad de agua que ha quedado fijada a nivel químico en los grupos OH de la celulosa que lo compone y que no varía en condiciones normales más otra cantidad que en este caso se acumula a nivel  físico en los capilares (en los poros más pequeños).

Una humedad adecuada es necesaria para el correcto comportamiento del papel y por lo tanto es de gran importancia ya que si no está equilibrada significará que el papel está seco y dará problemas (generando electricidad estática y perdiendo elasticidad lo que se traduce en dobles pliegos, atascos, roturas,…) o estará húmedo en exceso (con lo cual ocasionará problemas de registro u ondulaciones que de nuevo pueden significar atascos).

Como quiera que la cantidad de agua fijada a nivel capilar, se halla influenciada directamente por la humedad ambiental, es necesario controlar el entorno de trabajo, siendo recomendable que el taller se mantenga con una temperatura en torno a los 20-22 ºC y una humedad relativa en torno a 50-55%.

 La norma internacional para determinar el contenido en humedad:

ISO 287:2009 Paper and board — Determination of moisture content of a lot — Oven-drying method

Que se ha traspuestos íntegramente como norma española:

UNE-EN ISO 287:2009 Papel y cartón. Determinación del contenido de humedad de un lote. Método de secado en estufa (ISO 287:2009)

>Control de procesos gráficos > ENTRADAS > MATERIALES PARA LA PRODUCCIÓN

Otro aspecto que se debe considerar cuidadosamente en relación con los procesos de producción en la industria gráfica, a la vez que los originales a tratar (comentados en anteriores entradas) es la propia entrada de los materiales requeridos en el proceso de impresión.

Estos materiales son diferentes de la entrada de originales en preimpresión (aunque también son de entrada), tienen características propias y los materiales son físicos: el papel, las tintas, las formas impresoras y los materiales complementarios.

El proceso de impresión es proceso complejo donde los haya hasta el punto que se han desarrollado materiales, métodos y maquinaria específica así como normativa relacionada. Para mantener el adecuado nivel de calidad este proceso ha de ser controlado de manera efectiva.

Se ha de tener bajo control las características de todos los componentes del proceso y someterlos a controles de calidad adecuados de tal manera que se reduzca al mínimo su efecto en el resultado final o se puedan determinar su influencia en las variaciones detectadas.

Las entradas que seguirán se van a dedicar a este particular apartado y se corresponden con el inicio de la 4ª temporada de este blog. Próximamente  subiré, como vengo haciendo tras cada “temporada” y ya son tres, un documento integrador con todas las entradas  de tal temporada. Un saludo.

>Control de procesos gráficos > Preimpresión > Recomendaciones> sobre originales > ORIGINALES > REQUITOS OBJETIVOS TÉCNICOS DE VALORACIÓN DE ORIGINALES > DETALLE

El detalle se corresponde con la máxima información en el área más pequeña posible y discernible por el ojo humano.

La posibilidad de mostrar pequeños detalles en la imagen teniendo en cuenta los condicionantes del medio tiene bastante que ver con el detalle que presente el original y se relaciona directamente con el contraste.

Partiendo de un original bueno la inevitable perdida de detalle en la imagen impresa  debido a los condicionantes de los procesos de impresión será aceptable.

Partiendo de un original malo, incluso con un proceso adecuado, la pérdida de detalle en la imagen impresa será evidente.

Todas las imágenes digitales pueden mejorarse con las opciones de enfoque de tal manera que siempre es posible ganar cierto detalle.

A continuación veamos algunas recomendaciones de tratamiento con la máscara de enfoque en Photoshop para acondicionar el original digital:

Radio

Aplicar la siguiente fórmula  DPI / 200

Ejemplos:

Para impresión comercial con salida de 150 líneas por pulgada:

150lpi * 1,42: 212     >    210/200  =  1,06

Para impresión de prensa con salida de 100 líneas por pulgada:

100 lpi * 1,42 = 141    >    141/200 =  0,71

Para impresión comercial alta calidad, packaging, etc. de 200 líneas por pulgada:

200lpi * 1,42 = 283   >   283/200 = 1,41

Cantidad

En función del tipo de óptica utilizada

Valores óptimos entre 200 y 350

Umbral

Paisajes, imágenes con mucho detalle, montañas, flores,… >  3…6

Paisajes con personas en primer plano, flores en primer plano ,… > 6…9

Primeros planos de rostros masculinos,… >  9…12

Primeros planos de rostros femeninos y de niños , > … 12…15…18

Reproducciones de pinturas al oleo con agrietamientos evidentes,… >  18…21…24

Escaneado de imágenes tramadas,… > 21…24…27

Nota: Para saber porqué multiplicamos por 1,42 ver la entrada del 19 de octubre de 2012 sobre resolución de entrada

>Control de procesos gráficos > Preimpresión > Recomendaciones> sobre originales > ORIGINALES > REQUITOS OBJETIVOS TÉCNICOS DE VALORACIÓN DE ORIGINALES > CONTRASTE

El contraste se determina a partir de la diferencia de luminosidad entre las zonas claras y las oscuras del original y su equivalente en el impreso, es decir, las zonas de luces y sombras.

Aunque se pueden dar casos donde un fuerte contraste en la imagen puede ser positivo y deseado por cuestiones estéticas, aspecto éste que debe hacer constar el creador de la imagen en las especificaciones al respecto, en la mayoría de los trabajos, y sin condiciones al respecto, son deseables originales que manifiesten el contraste justo, sin estridencias entre las zonas de luces y sombras, y que produzcan imágenes equilibradas en la salida.

O al menos seleccionar los originales en su conjunto de tal manera que como resultado final no haya una gran cantidad de imágenes excesivamente contrastadas, puesto que incidiría en una posible valoración total negativa del impreso.

>Control de procesos gráficos > Preimpresión > Recomendaciones> sobre originales > ORIGINALES > REQUITOS OBJETIVOS TÉCNICOS DE VALORACIÓN DE ORIGINALES > COLORES “MEMORIA”

El ser humano es claramente más sensible ante unos determinados colores que ante otros.

La sensibilidad referida tiene que ver con la percepción de determinados valores tonales (o matices) que  determinamos consciente o inconscientemente como correctos o incorrectos porque están directamente enlazados con nuestros sentimientos mediante vivencias y hábitos o tienen que ver con necesidades fisiológicas y de seguridad: reconocimiento del medio, alimentación, peligro y por lo tanto dependientes de nuestra herencia e instintos

Tal vez los ejemplos más conocidos y claros son el color de la piel (color “carne”), los verdes “hierba” o los azules “cielo”.

Y aunque existen infinitos tonos asociados a estos colores,  cualquier pequeña desviación “extraña” en los valores tonales de estos colores se tiende a magnificar provocando la extrañeza y por lo tanto determinando la falsedad de estos en un contexto de pretensión natural.

Los tonos carne son colores sensibles ante el escrutinio de cualquier persona y son utilizados con profusión en los test de prueba de cualquier flujo  de color.

Estos tonos, que al hacer la selección se estructuran con diferentes porcentajes de todas las tintas de la cuatricromía, son críticos al hacer la valoración una imagen. Una pequeña desviación (un mal tratamiento de imagen o una excesiva ganancia en una de las tintas) puede ser percibida como síntoma claro de enfermedad (virado al amarillo o al azul).

Es por lo tanto necesario que se haga un seguimiento estricto desde la valoración del original estableciendo las pautas de tratamiento a partir de la información de origen.

Dado que la mayoría de los originales que se tratan son originales digitales, es necesario establecer un flujo de gestión de color integrado desde el origen, de tal manera que al menos estos originales se puedan evaluar en un monitor calibrado, con el perfil adecuado y en un entorno controlado en cuanto a iluminación.

>Control de procesos gráficos > Preimpresión > Recomendaciones> sobre originales > ORIGINALES > REQUISITOS OBJETIVOS TÉCNICOS DE VALORACIÓN DE ORIGINALES > RESOLUCIÓN DE ENTRADA

La resolución es una importante característica relacionada directamente con el formato en caso de originales digitalizados y que por lo tanto debe ser tenida en cuenta al escanear cualquier original.

La resolución de entrada condiciona el formato de salida y la calidad final posible.

La resolución de entrada referencia a las muestras que se han tomado de la imagen original. A mayor número muestras, mayor información. La resolución de entrada se expresa en pixeles por pulgada (número de pixeles o muestras por pulgada lineal).

La resolución debe ser la necesaria para el fin último, es una falacia pensar que a más resolución más calidad, solo es un exceso de información que normalmente no se utiliza y simplemente ocupa espacio y consume tiempo de procesado.

200 dpi es una resolución estándar para prensa si aplicamos la fórmula más usual (2 x lineatura de salida) y 300 dpi es la estándar para la impresión comercial con una lineatura de 150 lpi.

Recomendaciones que en su momento propuso Agfa en “Introducción a la Digitalización. Preimpresión digital en color, volumen 4”

 Para trabajos de línea:

Resolución de digitalización: Res. Dispositivo de salida x Factor de ampliación

Para trabajos en escala de grises:

Resolución de digitalización: lineatura de trama x factor de calidad x factor de ampliación

Factor de calidad = 2 si la lineatura de trama es < 133 lpi / 1,5 si la lineatura de trama es > 133 lpi

Para trabajos en color:

Resolución de digitalización: lineatura de trama x factor de calidad x factor de ampliación

Factor de calidad = 2 si la lineatura de trama es < 133 lpi / 1,5 si la lineatura de trama es > 133 lpi

Factor de ampliación  = Tamaño deseado / tamaño original

Otras propuestas:

El hecho de multiplicar por dos la resolución de salida procede de la generación del punto de trama en los primeros sistemas electrónicos utilizados a partir de 1978 y denominados “high-end”, los cuales recurrían a un número entero, esto es 2, para facilitar los procedimientos de cálculo. Esta regla permanece hasta la actualidad (es cómoda). No obstante, la resolución de una imagen producida por un escáner o por una cámara digital está definida por el número de puntos capturados por unidad de medida dispuesta horizontalmente, mientras que la resolución de salida, el punto de trama está definido en diagonal en el caso extremo del ángulo de 45º.

Debido a esto, una línea horizontal rotada en un ángulo de 45º resultará más corta con respecto a la diagonal del cuadrado que las contiene en la proporción siguiente 1,414213562, esto es la raíz cuadrada de dos, siendo ésta la relación más eficiente entre la resolución de entrada y la relación de salida.

En resumen, según ciertas elaboraciones teóricas el factor de calidad adecuado sería la raíz cuadrada de dos, redondeando 1,42.

Según este planteamiento:

  • En el caso de una salida de 100 lpi (impresión de prensa), la resolución de entrada más eficiente será de 141,421, redondeando al alza 142 dpi.
  • En el caso de una salida de 150 lpi (offset comercial calidad estándar), la resolución de entrada más eficiente será de 212,163, redondeando 212 dpi.
  • En el caso de una salida de 175 lpi (offset comercial calidad alta), la resolución de entrada más eficiente será de 233,145, redondeando 233 dpi.

Una ligera ventaja añadida es la reducción del tamaño de ficheros, lo que permitirá incrementar la eficiencia de un sistema sobrecargado en el cual mucha información circula continuamente.

La resolución de entrega solo es relevante en la medida que no permita una ampliación suficiente sin pérdida de calidad o que proporcione documentos muy pesados para su manipulación o archivo. Esto último no es problema en la actualidad dadas las mejoras en los sistemas de archivo y la rebaja continua en el precio en memoria.

>Control de procesos gráficos > Preimpresión > Recomendaciones> sobre originales > ORIGINALES > REQUISITOS OBJETIVOS TÉCNICOS DE VALORACIÓN DE ORIGINALES > FORMATO

El formato del original en cuanto a dimensiones va a condicionar sus posibilidades de reproducción. La calidad final de la salida depende directamente por el formato de entrada.

Es preciso que el formato se adapte a la salida siempre que esto sea posible (porque se dispone del original y hay posibilidad de fijar los parámetros de digitalización)

En el caso de que no fuera posible (por inexistencia del original) deben establecerse procedimientos precisos de uso, mediante la fijación de porcentajes máximos y mínimos de reproducción a partir de los cuales se desestimará o se consultará.

Las dimensiones de los originales digitales están relacionadas directamente con la resolución, por lo que esta relación siempre debe ser tenida en cuenta. Como quiera que no es corriente que el generador de imágenes sepa con antelación el formato final de salida, salvo en aquellos originales que se elaboran internamente, se habrá de tener en cuenta un formato mínimo de entrada que permitirá trabajar de tal manera que se puedan obtener ampliaciones y reducción de tamaño sin que la calidad se vea comprometida.

 He aquí algunos requisitos en relación con este punto:

  • Siempre que sea posible, se ha de considerar el tamaño final de salida.
  • La ampliación, en caso necesario, se realizará con remuestreo.
  • Al ampliar, la resolución mínima no debe bajar de los 142 dpi para prensa, 212 dpi para offset comercial >  salida 150lpi;  242 dpi para offset comercial >  salida 175lpi
  •  La reducción en caso necesario se debe realizar sin remuestreo.
  • La imagen se debe ajustar al tamaño de salida recortando, nunca deformando salvo que haya instrucciones precisas al respecto.